Sevilla vivió la semana pasada un reencuentro que llevaba mucho tiempo esperando. El trio sevillano Fondo Flamenco se reunía después de 10 años para ofrecer una gira llamada ‘La última cita’. Por lo que se ha escuchado en todos los medios y redes sociales, esta sería la última vez que Fondo Flamenco actúa como grupo, pero ¿quién sabe?

Este tour tan esperado comienza en Sevilla, en la ciudad que los vio crecer, cuatro días entre abril y mayo para ofrecer a su fiel público un viaje al pasado, a la adolescencia. Alejandro Astola, Rafa Ruda y Antonio Manuel Ríos (Antónimo), agotan en pocas horas todas las entradas de todos los días de concierto. Increíble la entrega y la acogida que ha tenido este evento en el ya conocido, Cartuja Center CITE.

Era impresionante el nerviosismo y las ganas que se respiraban en los alrededores del auditorio. Había gente por todos lados y de todas las edades, cantando, tocando instrumentos, llenando sus teléfonos móviles con miles de selfies para el recuerdo, venta de camisetas, venían con banderas escritas y personalizadas de casa… Todo lo necesario para recordarle a los artistas que una generación muy amplia de seguidores siguen ahí, siguen escuchando su música, siguen apoyándolos y vibrando con todos esos recuerdos que les vienen a la mente, al pensar en las canciones tan sonadas que ha tenido Fondo Flamenco a lo largo de su carrera.

Puede ser una imagen de una persona e interior

Fondo Flamenco en Sevilla | Fuente: Lorena Coronado – Why Not Magazine

La entrada al Cartuja Center fue magistral, estaba repleto, no cabía un alfiler. Todo el mundo estaba eufórico y por fuentes muy cercanas, me comunicaron el nerviosismo que se respiraba entre el trio sevillano antes de pisar el escenario con, a su vez, muchas ganas de salir a darlo todo. Por fin, se apagaron las luces, los gritos retumbaban La Cartuja y de repente, focos en ON, micrófonos en la mano y los primeros acordes. Abrieron el concierto con el esperado himno…

“Ojalá pudiera ir, volando a tu ventana, darte un beso en la cara…”.

Literalmente, el Cartuja Center, se volcó, se derrumbó… no hay palabras para explicar lo que ocurrió en el momento en que Antonio Manuel Ríos pronunció el ‘Ojalá’. Fue, de verdad, un viaje al pasado, a todos los recuerdos de nuestra época. Fue mágico.

Todo el concierto era un remolino de sensaciones, de poner al límite las cuerdas vocales, de locura, de felicidad… Siempre digo que escuchar música en directo da vida y cura almas. Se liberan tantas cosas en un concierto que debería ser una obligación asistir.

Sonaron las canciones más escuchadas y también las más disfrutadas como: ‘Qué tal’, ‘Retrato’, ‘Rompecabezas’, ‘El misterio’, ‘Mi estrella blanca’… entre muchísimas otras y, como era de esperar, dejaron ‘Escúchame mujer’ para los momentos finales.

Puede ser una imagen de 3 personas, personas de pie e interior

Fondo Flamenco en Sevilla | Fuente: Lorena Coronado – Why Not Magazine

Un momento muy especial fue cuando cantaron con tanto sentimiento el tema de ‘Sevilla’. Reunirse los tres después de tantos años para empezar una gira mágica en Sevilla, en su ciudad, con el sold out desde el primer momento. No creo que pudieran estar más orgullosos, más queridos y más felices. Para mí, fue un privilegio vivir tan de cerca este concierto, estar presente en un momento como este y captar con mi cámara la esencia de ese arranque del tour.

Sevilla espera que esto no sea un adiós sino un hasta luego, para volver a vivir a Fondo Flamenco encima del escenario. GRACIAS por estas noches tan especiales. Sevilla te espera siempre y si no, irá volando a vuestra ventana.

 

 

Imagen destacada: Lorena Coronado – Why Not Magazine