La vida se toma mejor con humor. Este es el late motiv que podría resumir la aventura literaria de la cómica Valeria Ros, quien hace un recorrido por toda su vida en su primer libro ‘Ponerme a parir’, que incluye un prólogo escrito por Susi Caramelo.

Una infancia marcada por un padre ausente y una abuela como figura principal, un internado y un embarazo inesperado son las piezas de una lectura de lo más desternillante que reflejan la vida de la cómica y guionista, Valeria Ros. Así lo ha plasmado en ‘Ponerme a parir’, una obra llena de anécdotas y de los pasos que siguió para llegar al éxito.

Una lectura de Valeria Ros que comienza con un prólogo de Susi Caramelo que ya apunta maneras y sabes que no te va a decepcionar. En él, la también cómica y comunicadora, recuerda algunas aventuras que vivieron juntas afirmando que no entiende –de manera humorística– por qué la ha elegido para el prológo.

Tras ello, comienza su relato de nueve capítulos narrando toda su infancia y adolescencia hasta llegar al presente, con una hija y un trabajo que adora. Su infancia está marcada por una figura como su abuela, con quien ha dormido hasta una edad muy avanzada y que da su apellido a su nombre artístico, y un padre ausente.

Su adolescencia, por otro lado, la recuerda como un tránsito marcado por los rasgos propios de una niña y su obsesión con gustar. Esto la llevó incluso a crear una megafiesta que le costó un billete directo a un colegio religioso inglés.

El camino al éxito

Valeria no duda en contar su costoso –en el sentido de mucho esfuerzo– camino a la fama. Recuerda sus patosos pasos por distintos puestos tras sacarse la licenciatura y su valor  para afrontar esos obstáculos.

La naturalidad con la que cuenta cómo nadie se reía en sus primeros bolos y cómo nadie entendía sus chistes en spanglish en un país que no era el suyo, hacen de Ros un auténtico icono del humor. Esto, sumado a sus comparaciones entre su vida personal y sentimental con la faceta laboral acentúan –aún más si cabe– su carácter único.

Todas las anécdotas que afronta con humor a pesar de lo rádom que resultan, llevan a la cómica a conocer a grandes celebridades de la televisión y la radio como Quequé, Eva Soriano (con quien compartió varios castings) o Jorge Javier Vázquez (a quien considera su mentor). Todo ello, le ha servido para darse a conocer y que la recomendasen para programas y proyectos en ‘Zapeando, ‘La lengua moderna’ o TVE.

Su maternidad, el padre de su hija y la razón de ser de ‘Ponerme a parir’

La relación con ‘Musco‘, su ex pareja y padre de su hija Federica (cuyo embarazo nació de ‘un simple misionero’), tiene sus altos y bajos, como todas las relaciones, y la cómica no pierde la oportunidad de sacar partido de ello. Su gracia natural –que afirma haber perdido en los últimos años– consigue no ver con malos ojos a un padre que no ha ejercido durante la gestación y de quien quiere que tenga una buena relación con la hija de ambos.

La gestación de Federica y su inminente parto le ha dado también numerosos chistes y anécdotas que contar en sus numerosos proyectos. No obstante y en referencia al nombre de su libro, ha tenido que lidiar con los haters que no han dudado en intentar mermar la autoestima de la cómica, que volvió pocas semanas después del parto para mejorar su salud mental.

Tras leer ‘Ponerme a parir’‘, el lector se da cuenta de por qué Ros ha conseguido llegar donde está con trabajo duro y una simple mentalidad: sacar ventaja de los peores momentos, aprovecharlos y nunca dejar de tener un objetivo.

 

 

Imagen destacada: Valeria Ros vía Instagram