Ricky Merino y Conchita Wurst se han juntado para versionar la conocida canción ‘Smalltown Boy’, transmitiendo un mensaje claro de lucha por la igualdad.

Han pasado ya dos meses desde que Ricky Merino lanzará su propia versión de Smalltown Boy, la conocida canción de Bronski Beat que ya en 1984 hablaba de la lucha por la igualdad y la visibilidad. Una lucha por la que a día de hoy se sigue batallando.

La sorpresa llegaba esta semana, cuando Ricky Merino anunciaba que volvería a versionar esta canción, pero esta vez acompañado ni más ni menos que de Conchita Wurst, la ganadora de Eurovisión 2014, que no dudo ni un segundo en sumarse a este proyecto tras conocer el mensaje positivo de lucha y de superación que Ricky Merino había lanzado al mercado nacional.

La canción ha sido grabada entre España y Austria y producida por Juan Sueiro. Una nueva versión con toques electro-pop y sonidos europeos, con la que ambos artistas muestran una indudable conexión con su voces y exhiben nuevos rangos vocales. Pero, no solo hay conexión en las voces, también en el videoclip, con el que Ricky y Conchita ponen en común una misma inquietud musical y artística.

Para la grabación del videoclip, Ricky se desplazo a Viena y cumplió uno de sus sueños: unir voces junto a Conchita, gran referente para el colectivo LGTBI+. Además, con ello, se convierte en el primer solista español en grabar un sencillo junto a un ganador de Eurovisión.

Un tema que está teniendo una acogida brutal, está a punto de alcanzar las 100.000 reproducciones en Youtube y con el que se espera seguir visibilizando a aquellos que se consideren “diferentes” por su género o identidad. Sin duda, este single supone un punto y aparte en la carrera de Ricky Merino que ya empieza a traspasar fronteras con su música.

Imagen principal: Portada de ‘Smalltown boy’