¡Tenemos la “Libertad” de Agoney en nuestras manos! Este viernes 28 de agosto, el canario lanza al mercado su primer trabajo discográfico, tras años de preparación y espera. ¿A qué suena?

“Que lo bueno está por legar…”, cantaban los dieciséis triunfitos de OT2017 en su emblemático Camina. Y, por supuesto, lo bueno siempre llega. Hoy llega para Agoney, y en WHY NOT celebramos y felicitamos a esa Libertad que, tras años de lucha y lealtad, llena las estanterías de discos más vendidos.

Son nueve los temas que Agoney presenta en su primer CD, casi media hora de una gran variedad y versatilidad de estilos. Cierto es que no se pierde el sonido agudo y atrevido característico de sus notas altas y giros acrobáticos, pero también lo es el gran abanico de estilos con los que nos deleita en Libertad. Si no la has descubierto todavía, te animo a que lo hagas, y te garantizo una canción para tu gusto musical, mínimo. Es difícil equivocarse con un artista que ha tocado tantos palos como sus nueve temas han permitido.

Despertar y perdonar: el primer paso hacia la “Libertad”

Libertad empieza con su homónimo preludio, ese escaso minuto con el que Agoney despierta y se sincera. Es el tema con el que se abre el telón y se descubre la desnudez de los temas restantes. “Esto es mucho más que amor, mi libertad”, confiesa antes de lanzarse a una transición hacia el Más en el que habla con su fragilidad para pedir perdón y un poco más de su voz. No creo que se pueda avanzar sin asumir los errores, pedir perdón y perdonar, y así lo hace Agoney. 

En Soy Fuego, Agoney da alas al patrón de encontrarse ahogado y a oscuras, perdido, aunque ahora consciente de la forma en la que salvarse. Con unos graves capaces de acariciar, sorprendidos por un estribillo distinto y poco previsible, nos comparte el salto tan personal entre sentirse pequeño entre tanto gigante y alzar el vuelo. Es un tema que no dedica a nadie más que a sí mismo y a su necesidad de salvarse. Es el primer paso en firme hacia la libertad, con el poco aliento y las heridas de guerra incluidas, pero sin miedo. “Soy libre, soy fuego, soy mi dueño”, dice. La producción de este tema es una de las más completas y divertidas. 

Más error, recaída y despedida: caminando pasos firmes

Siguiendo una misma línea musical, un pop más electrónico y cañero, Perficción nos da la bienvenida a una nueva historia que insiste en el error y en darse cuenta del mismo. Habla de inseguridad, desde un punto rabioso y sediento de justicia para uno mismo, al enfrentarse a una perfección y no sentirse merecedor de la misma. Usa la transparencia que define su obra para confesar estar enamorado y haberse equivocado a partes iguales, alzándose sobre el miedo a no ser suficiente. “Quizás no eres tan grande” y “ahora llega tu final” son las verdades de Agoney más tajantes. En Perficción le vemos crecer y, con una base instrumental perfecta para el directo, nos devuelve a la nostalgia de un tema más antiguo: Black.

Con Black, exploramos el extremo épico de Libertad. También aquí batalla contra todo lo que le ata y enfada. La sociedad superficial y manchada, rota como el vidrio que estalla en mitad de la canción, es la víctima de este tema elegante y oscuro.

Hace pocos días, hablamos de Edén, su pesada despedida y un nuevo arrepentimiento en la historia de Agoney. Es, sin duda, la queja más complicada de todo el álbum. Suena tan dolida y sentida que es imposible dejarla ir como un siple tema más. Su lanzamiento separado y adelantado es, además de un lujo, todo un acierto.

Hace dos años, por estas fechas, conocimos al Quizás que se ha colado con su sonido funky y menos personal entre las otras ocho confesiones más íntimas. La vimos morir en manos de Black, pero también la vimos sonar y vivir en escenarios, así que no podía faltar en esta historia. Al fin y al cabo, encontrarse con Quizás en mitad de toda esta historia solo nos recuerda de dónde venimos y nos hace conscientes de todo lo que tenemos ahora.

Veníamos avisados con el tema erótico, pero nadie se esperaba algo como Ángel Caído. Sus primeros segundos con un inglés inesperado solo son la bienvenida el tema en que Agoney suena algo más robótico, auque lujurioso. Los versos vienen acompañados de gemidos y, el estribillo, de una calma intimidante. Además, vuelve a jugar y a repetir el patrón que descubrimos en cada tema: me creía menos, pero soy más.

Alcanzando la “Libertad” de Agoney

En Libertad se habla de errores, de soledad y de necesidad de cambio. Habla de pies encadenados, de no haberse escuchado, de creerse menos y, al fin, de quererse más y luchar por sí mismo. Todos sus temas persiguen la idea de partir de una cárcel, encontrar la salida, culpar o despedirse de la emoción que le encerró, y salir por la puerta sin volver a mirar atrás. 

Volver a ser se une a la perfección con el preludio. Es un ciclo que se puede repetir tantas veces como se desee. Te despiertas sin saber quién eres, recorres tantas verdades que tal vez te pierdas entre ellas, hasta encontrar la que encaja y te hace libre. Y Agoney, en ese dulce, épico y brillante Volver a ser con el que nos despedimos de su álbum debut, sueña con ser libre y, mejor todavía, deja atrás todo lo que le ha frenado hasta el momento para empezar a serlo.

Portada de “Libertad” | Imagen: Universal Music Spain

Es un cuento con final feliz, uno que anuncia segundas partes sin culpa, con mucha más luz y menos oscuridad. “Quiero olvidar en qué me convertí”, cuenta, a pesar de tener que despedirse de partes que guarda con amor para conseguirlo. Ante nuestros ojos, Agoney descubre la Libertad.

El sentido y la estética del álbum

Si hablamos del arte en la presentación de Libertad, no podemos olvidarnos de mencionar la forma tan elegante en la que cada elemento gráfico tiene sentido. Interpretaciones libres de pájaros azules aparte, el Agoney de Libertad viste la ropa del Agoney de Edén, ha conseguido romper las cadenas, se ha quemado y ha caído del cielo al mar manchado de huellas y arrugado. Se ha liberado, pero no esconde el camino de baches que ha caminado hasta llegar a la dulzura del primer intento de ser libre y estar orgulloso de sí mismo.

La elección de singles es excelente en Libertad, así como la distribución de los temas en el tracklist. Además de tratarse de un CD conceptual, narrativo y con continuidad, tiene sentido musicalmente, y lo hace interesante por la versatilidad con la que ofrece temas para todos los gustos. Es un buen primer producto en el mercado, una verdad desnuda y tan íntima que puede desconcertar, emocionar e intimidar en un mismo tema. Es, al final, la lucha por ser libre.

 

 

Imagen principal: Universal Music Spain vía Instagram