Tamara Falcó se ha proclamado ganadora de la cuarta edición del talent show culinario, contando con el apoyo de Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa en la galería.

Un programa de infarto que comenzaba con un cocinado a la altura de la situación. El talent show ya nos tiene acostumbrados a la prueba en la que los aspirantes deben seguir a un chef en la elaboración de sus platos. En este caso y manteniendo la tónica habitual, los cocineros imitaron a Jordi Cruz. La presión aumentaba a cada minutos. La dificultad era tal que tuvieron que reproducir al ritmo del chef uno de sus platos estrella:  la secuencia de atún Mediterráneo.

Boris, durante el cocinado, se perdió numerosas veces, aunque pudo avanzar preguntando a una concentrada Vicky. Los dos que más cumplieron con los requisitos del exigente plato fueron Tamara y Félix, quien se alzó con la mejor elaboración y, por ello, con la chaquetilla que le daba el pase directo al duelo final. En esta primera prueba, la ganadora de la edición anterior, Ona Carbonell, apoyó a los aspirantes con su visita a las cocinas.

Restaurante MasterChef

Los concursantes se trasladaron hasta la calle Velázquez de Madrid para realizar la prueba de exteriores en la que se decidiría al segundo duelista. Una vez allí, los celebrities se enfrentaron a un menú de cinco estrellas Michelin diseñado por los tres jueces, que degustaron 12 cocineros con estrella Michelin de la Comunidad De Madrid como Diego Guerrero o Rodrigo de la Calle.

Tamara, como segundo mejor plato de la primera prueba, eligió las complejas elaboraciones de Jordi Cruz. Vicky, por su parte, estaba dispuesta a dominar por completo los platos elaborados por Pepe dejando a Boris las creaciones de la exigente Samantha, entre las que destacaba un postre que trajo de cabeza al escritor.

El cocinado fue una completa locura para Vicky, quien tuvo que repetir el gazpacho de aceitunas después de que se saliese del vaso batidor. Boris tuvo que ser ayudado por Jordi, ya que Samantha se rindió. Este desastre contrarrestaba con la serenidad de Tamara, que se mostró ilusionada ante la capacidad que tuvo para reproducir los platos elaborados por Jordi.

Por ello, la segunda duelista fue Tamara, que recibió numerosas felicitaciones y que más tarde recibiría a su madre en plató para que la apoyara en la prueba final.

Prueba final

De vuelta en cocinas todo estaba preparado y los concursantes de la edición se vistieron de gala para acompañar a los duelistas. Los jueces dieron paso a los familiares entrando al plató los padres de Félix seguidos de la familia de Tamara con Isabel Preysler a la cabeza, acompañada de Mario Vargas Llosa, quienes aseguraron que “Tamara ha estudiado más para este programa que para su colegio. Está irreconocible. Está como transformada”

La lucha por el premio final consistió en la elaboración de un menú diseñado por ellos mismos y formado por un entrante, un plato principal y un postre. Por supuesto, debían de mantenerse a la altura del duelo final del programa. Félix realizó una cocina más tradicional, mientras que Tamara prefirió apostar por la vanguardia.

A medida que avanzaba el cocinado, el actor se complicó y el tiempo fue escaso, casi justo para él, mientras que la concentración de Tamara le facilitó un acabado de 10 en sus elaboraciones. Falcó fue la primera en presentarle a los jueces su menú, compuesto por un entrante -una ensalada exótica dedicada a su madre-, un primer plato de pichón con trufa y maíz y un postre de gran complejidad a base de melocotón. Los jueces destacaron la “estética, finura y la ejecución impecable

Mientras Félix realizó un menú compuesto por un entrante con ingredientes del monte y el huerto, un primer plato de carne, lombarda y calabaza y un postre de tres texturas. El actor, al hablar de su abuelo y la tierra que le transmitió, se echó a llorar y pidió perdón a los jueces que premiaron su sensibilidad: “Tienes una actitud maravillosa”.

Una vez acabada la cata, los jueces se retiraron a deliberar. Minutos después, le otorgaron la victoria a la diseñadora Tamara Falcó. La victoria de Tamara ha sido la guinda del pastel de una edición impecable, llena de peripecias y que abre las puertas a MasterChef Junior para acompañar las noches navideñas que en llegarán en breve.

Dando muchas lecciones, y con Tamara como ganadora, nos quedamos con un exquisito sabor a la vida.

Imagen principal: RTVE