Barcelona recibió anoche el esperado espectáculo de Aitana Ocaña, ese “Play Tour” que prometió hacer historia al convertirse en el primer Palau Sant Jordi conquistado por una mujer salida de Operación Triunfo. 

Un público juvenil y emocionado se encarga de llenar hasta la última localidad del prometedor Palau Sant Jordi el 3 de noviembre. El recinto está reducido, pero no lo parece. La cantidad de público se hace notable cuando, minutos antes del inicio del espectáculo, avisan de que el DVD de la gira será grabado esa misma noche.

Aitana abre el concierto con su primer single, el Teléfono que todas las presentes conocen y cantan. La calidad de la producción escénica es evidente desde un primer momento, y el juego de pantallas y luces se mantiene excelente la hora y media en la que la artista brilla hasta deslumbrar, y no solo por su traje.

Después de Stupid, Aitana confiesa estar emocionada y resistiendo las ganas de romper a llorar desde su primer paso en el escenario. Es difícil imaginar la sensación de subir a un escenario con tu propio proyecto, y que el público de tu ciudad natal, un público del que formaste parte años atrás, esté ahí por ti y contigo. Algo así nos contó la joven actual estrella del pop, bajo los focos del Palau Sant Jordi en el que, tres años atrás, vivió su primer concierto de Estopa desde el público.

SPOILER, EL ÁLBUM DEBUT EN DIRECTO

La mayoría de los temas de Spoiler quedan defendidos sobre ese escenario, Mejor Que Tú y Perdimos la Razón siendo los siguientes. El cuerpo de baile acompaña en todos los temas y hacen del espectáculo una auténtica fiesta audiovisual y cercana, llena de vida y energía. 

Para Barro y Hielo, Aitana invita al escenario a su ex-compañero de Operación Triunfo, Alfred García. El orgullo del catalán es evidente al dirigirse a Aitana, mencionar algunos de sus más recientes logros y describir su trabajo como valiente. El vínculo de la edición más pura del reality sigue intacto, e incluso reforzado por los meses de trabajo para hacerse hueco en una industria que ha recibido a ambos con los brazos abiertos. 

Uno de los momentos álgidos de la noche viene con Arde, propuesta con la que Aitana optó a la representación española en Eurovisión. En las pantallas hay fuego, y las luces rojas acompañan a la perfección el tema de fuerza vocal y evidente emotividad.

Es Hold la que consigue convertir el recinto en una pista de baile. Una bola de discoteca se encarga de iluminar a todo un público al ritmo cañero del tema. Destellos brillantes y calidad vocal en un mimo tema, adorado por el público en su totalidad.

Aitana en el Palau Sant Jordi | Imagen: Martalti Moon

NOSTALGIA EN EL PALAU SANT JORDI

A pesar de presentar temas propios como Las Vegas, Popcorn y Nada Sale Mal, Aitana también homenajea su paso por la academia de Operación Triunfo y se gana la aprobación del público que, nostálgico, recuerda la intensidad de los primeros pasos de su artista favorita. Bang Bang, canción con la que Aitana debutó en el plató de RTVE, desata la locura, y es Issues la que carga con todo el recuerdo de las tres anteriores fechas en las que Aitana, junto a sus quince compañeros de edición, llenó el Palau Sant Jordi. 

Someone Like You brilla, a pesar de los problemas técnicos. Brilla porque el dulce potencial de Aitana lo permite y lo desea. Es innegable que Aitana tiene madera de estrella del pop, que el cuerpo de baile le sienta de maravilla y las luces parpadeantes están enganchadas a su espectáculo, pero las baladas son hogar para la nitidez de su voz.

Con La Miel En Los Labios es el tema más delicado de la noche, a pesar de ser Cristal la canción que habla de la fragilidad. Antes de interpretarlo, Aitana confiesa no saber cómo presentarlo por el valor que tiene para ella y la persona para quien la escribió. Sin embargo, es Vas A Quedarte la que consigue emocionar a todo el mundo, mucho más en ese silencio del segundo estribillo en el que la voz la lleva el público y Aitana se dedica a disfrutar de su calor. Emoción, emoción y más emoción.

AITANA NO CANTA SOLA

¡Aitana no canta sola en este concierto! Y no me refiero a la tierna colaboración con Alfred, no. Presiento es un tema que la artista comparte con Morat, y no ha sido menos en esta gira. “Vosotras sois Morat y yo soy yo” dice, convenciendo al público para cantar con ella y la grabación de la banda que no puede acompañarle en cada show.

Lo mismo pasa con Me Quedo, su tema con Lola Índigo, y Lo Malo, el emblemático y más nostálgico tema que recorrió y sigue recorriendo las pistas de baile junto a Ana Guerra. Ambos temas, uno de ellos como encore del concierto, ponen en pie al Palau Sant Jordi y lo hacen bailar y gritar. 

Un total de diecinueve temas que, como agradece Aitana, no serían posibles sin el apoyo de una banda de música en directo, el cuerpo de baile y todo el equipo detrás del escenario. También dedica un momento a agradecer a toda su familia y amigos, presentes en una fecha tan importante y esperada en su carrera. Entre lágrimas, Aitana agradece a cada uno de los asistentes por la incondicionalidad, como si fuera difícil prendarse de una magia tan pura como la suya.

El Play Tour de Aitana es un espectáculo dulce, emotivo y prometedor. Si este es el principio, cuesta imaginar un futuro con más apoyo y triunfo. Aitana tiene lo que se merece, y tiene el amor de países enteros. Si jugamos bien, nada sale mal, y esta estrella está jugando de maravilla.

 

Imagen principal: Martalti Moon