En WHY NOT hemos entrevistado al actor Gonzalo de Castro y nos ha brindado la oportunidad de conocer los secretos de la obra “El precio” de Arthur Miller.

Arthur Miller y su producción dramatúrgica El Precio siguen triunfando en el mundo de la interpretación después de un año de aplausos en los mejores auditorios de nuestro país. El pasado viernes 27 de septiembre se dieron cita con el público en el Auditorio Pedro Almodóvar de Puertollano. Momento idóneo para entrevistar a uno de los actores del elenco, el consolidado artista Gonzalo de Castro, que sigue enamorando a su público al igual que lo hacía en series míticas españolas como Siete vidas o Doctor Mateo.

WHY NOT: Hablamos de una obra de Arthur Miller, un experto en estudiar concienzudamente la conducta humana como si de un psicoanalista se tratase. ¿Qué puede aprender el espectador de tu personaje a lo largo de la función?

Gonzalo de Castro: No sé si al teatro se va a aprender, no estamos para dar lecciones. Pero sí creo que el personaje, Walter, nos puede enseñar la doble piel que forma parte de nuestras características como persona. Al final somos personajes de nuestra misma persona. Lo podemos ver en el propio Walter que tergiversa sus acciones con un fondo basado en buscar el perdón.

WN: La directora Silvia Munt goza de una excelente reputación profesional, sobre todo a la hora de dirigir, ya que su labor en el corto Lalia le otorgó su segundo Goya. ¿Cuál ha sido la influencia para que el staff de la compañía haya seguido a pies juntillas el mensaje que nos ha querido enviar Arthur Miller?

GC: Debo decir que la directora es una mujer con una buena batuta porque es una buena actriz que entiende a los actores a la perfección. Tiene un bisturí muy fino y sabe cuál es el máximo que tiene que dar cada uno de los actores.

WN: ¿Qué diferencia a Silvia de otros directores?

GC: Por encima de todo, ella es actriz y, por tanto, sus aportaciones hacia cada individuo es meramente particular, y se agradece.

WN: Compartes escenas con tres veteranos de la interpretación como son Tristán Ulloa, Elisabet Gelabert y Lluís Marco. Un actor contrastado como usted, ¿qué ha podido reforzar como profesional trabajando codo con codo con personas que lo han sido todo en el mundo de la cultura?

GC: Siempre se aprenden cosas, seguramente a saber que en el escenario todos somos iguales. Uno aprende si existe una admiración hacia sus compañeros. Por ejemplo, la profesionalidad de Elisabet Gelabert es digna de admirar por su capacidad de dejarnos la pelota en un buen tejado para seguir el hilo argumental a la perfección. Sin duda, cuando trabajas con gente que admiras, el aprendizaje está más que asegurado.

El Precio | Imagen: Javier Naval

WN: Cuando la ciudad industrial marque el cierre del telón, ¿qué proyectos le esperan a El Precio y a Gonzalo de Castro?

GC: Pues mira, además del aplauso, que es el mejor premio para un actor que se precie, continuaremos con esta gira hasta enero y yo tengo un proyecto personal muy bueno en Barcelona para la televisión, pero mi verdadera pasión es el teatro, por lo que ahora quiero seguir centrándome en El Precio.

WN: ¿Cuál fue el punto de inflexión en el que todo el equipo se percató de que ‘El Precio’ había rendido de forma sobresaliente de cara a un público cada vez más exigente?

GC: Nos dimos cuenta desde que elegimos ese éxito. Debemos ser caballo ganador y elegimos esta nomenclatura. La exigencia, el texto y su mensaje eran recetas idóneas para un público. Estrenamos la obra en octubre del año pasado en el teatro Kamikaze de Madrid. Cuando uno sabe qué compañía está detrás, sabemos que el éxito está más que asegurado”.

 

Imagen: Imagen Promocional