El octavo eliminado ha sido Pepe Barroso, un aspirante que ha dado pasos agigantados cada semana, pero así es el concurso. La fase final comienza y las enemistades empiezan a crecer. Entre Daniela Santiago y Nico Abad hubo todo tipo de ataques.

Primer programa de Patricia Conde desde que fue repescada, mientras que Xavier Deltell afrontaba esta semana de concurso sin María Zurita, expulsada hace siete días. “Se notaba su vacío”, comentaba el actor. Con la final ya en el horizonte era el momento de dar un paso más.

Parejas inseparables

Los aspirantes iban a trabajar en parejas, pero de una forma algo peculiar. Pepe Rodríguez sacó una chaquetilla doble, es decir, dos aspirantes iban a portar la misma chaquetilla, muy pegados. Isabelle Junot quedó sola, pero Mario Vaquerizo llegó a las cocinas para recordar esa tercere edición del Celebrity.

Los equipos fueron formados por los jueces: Daniela – Escoté, Xavier – Nico, Pepe – Lorena y Manu – Patricia. Por delante 75 minutos para elaborar un plato mítico de ‘MasterChef’, solomillo Wellington. Parecía fácil, pero algunos no han sabido compenetrarse para sacar el cocinado adelante.

Daniela Santiago y María Escoté tuvieron los mayores roces. Son grandes amigas, pero la presión ha podido con ellas y la compenetración fue nula. Estaba estrictamente prohibido que un aspirante usara las dos manos. Escoté lo hizo y se llevó el delantal negro, pero también Daniela. Por otro lado, Patricia Conde y Manu Baqueiro tampoco estaban siguiendo los pasos adecuados y se veían muy retrasados respecto a sus compañeros.

Buenas valoraciones para Isabelle, más la pareja de Pepe Barroso y Lorena Castell. La pareja formada por Conde y Baqueiro funcionó bien, pero el resultado final no acompañó. Los mejores de la noche fueron Xavier y Nico, quienes mostraron un “Wellington impecable”. La peor pareja fue la formado por Escoté y Daniela, no solo por las trampas, también porque la compenetración fue nula.

El comienzo de las enemistades

La expedición se ha trasladado hasta Almería para hacer frente a la octava prueba de exteriores. Como es habitual, al ser los mejores de la primera prueba, Xavier y Nico fueron los capitanes. El presentador se quedó con Escoté, Lorena, Manu y Pepe. Mientras tanto, el actor escogió a Daniela, Isabelle y Patricia.

Dani García fue el invitado estrella de la noche, sin duda, un menú realmente exigente. El equipo azul (capitaneado por Nico) fue el encargado de hacer un carpaccio de gambas y pichón asado. Los portadores del delantal rojo (capitaneado por Xavier) se quedó con el atún encebollado y la calabaza asada como postre. Por delante, 180 minutos de cocinado: “Más que suficiente para sacar este menú”, decía Jordi Cruz.

Los delantales azules empezaron antes, el servicio era escalonado. Pepe Rodríguez estaba junto a ellos y le pareció muy bien que Nico nombrara a Escoté y Lorena como “jefas de cocina”. Por lo tanto, Jordi Cruz se quedó con el equipo rojo, al inicio también andaban con buen ritmo. A pesar de su primera capitanía, a Deltell se le veía muy centrado en su función.

En la siguiente fase del cocinado, Nico Abad empezó a perder el hilo de lo que estaba haciendo y como suele pasar se lo contagió al resto de compañeros. Dani García hizo la visita correspondiente y se dio cuenta que la cocina “se fue de madre”, como decía Lorena. Sorprendentemente, Deltell y sus pupilos seguían haciendo un gran trabajo, quizás un poco retrasados en el postre y con algún detallito que pulir.

En las dos elaboraciones del equipo azul faltaron cosas, sobre todo en la segundo. El plato llevaba tres partes, pero una de ellas no estaba hecha. Se tuvo que hacer mientras que los delantales rojos sacaban el primer plato. “Pepe ha venido a ayudarme de una forma que no he sabido interpretar. No he sabido lo que hacer”, comentaba Nico Abab sobre su capitanía al acabar el cocinado

Un buen equipo le ha venido bastante bien a Xavier para salvarse de esta prueba de exteriores. “Han mantenido una actitud positiva. Daniela he hecho un trabajo de solidez magnifica”, comenta Jordi en términos generales sobre el trabajo de los cuatro aspirantes. Lo peor vino cuando se empezó a valorar el trabajo del equipo azul.

Recordando lo que sucedió la semana pasada, —Nico calificó a Daniela Santiago como “pésima capitana”—, Daniela atacó al periodista: “No es fácil ser capitán, tienes que estar a todo. Me atacaste la semana pasada y te la quiero devolver”. Manu Baqueiro salió en su defensa, algo que molestó a Lorena Castell por su gran amistad con la modelo.

El jackfruit, gran protagonista de la eliminación

Castell, Baqueiro, Pepe Barroso, Nico Abad y Escoté fueron a la prueba de eliminación. Una nueva caja misteriosa acompañaba a las aspirantes que contenía un jackfruit, una fruta de árbol más grande del mundo, que puede llegar a pesar hasta cuatro kilos. Delante de cocinas, cinco campanas con cinco postres que trajeron cinco exaspirantes de ‘MasterChef Junior’.

Daniela sería la encargada de repartir los platos, la peor noticia para algunas aspirantes. El más difícil fue para Nico y el segundo que más a Manu, como era de esperar. De todos modos, la receta iba a estar ahí, aunque con algún truco matemático para adivinar la cantidad de cada ingrediente. Para ello, los Junior iban a estar junto a los aspirantes.

Manu parecía uno de los más nerviosos, pero gracias a Guillem, uno de los Junior, se espabiló. Desde arriba, Daniela empezó a preocuparse por el ritmo de Lorena, a quien dio el plato “más fácil”. Los jueces dieron la oportunidad de salvar a un aspirante por unanimidad, después de muchas discusiones, eligieron a Castell. En un principio, Xavier, Isabelle y Patricia querían salvar a Manu, pero cedieron.

Los jueces probaron el plato de Castell y dieron la enhorabuena a los delantales blancos porque seguro que “salvaron al peor plato”. En primer lugar, Nico atravesó una de las pruebas más difíciles y salvó a la perfección, mensaje indirecto a Daniela. Era el turno de Escoté, quien tenía los sabores que se pedían, pero no la técnica.

Manu se derrumbó antes de enfrentarse a los jueces porque su cocinado fue muy intenso. “El postre está delicado, sensible, amoroso. Has hecho un gran trabajo, por lo tanto, felicidades”, comentaba Jordi Cruz. A Daniela le salió mal la jugada, ya que se iban a salvar sus dos nuevos enemigos. En cuanto a Pepe Barroso, nada funcionó.

“Tu postre era complejo y has conseguido replicar el postre. El plato no te ha salido”, decía Jordi a Escoté. Se salvó porque Pepe Barroso no supo mostrar la fruta principal, por lo que fue el expulsado de la noche. “Quería daros las gracias, me gusta la cocina por vosotros. Cuando avanzaban las semanas me veía cerca de la final, pero hay un grupo estupendo”, decía el aspirante antes de marchar.

 

 

Imagen destacada: rtve.es