Sergio Dalma, natural de Sabadell, se entregó a su público y brilló en el Festival Internacional de Música de Cambrils.

El pasado lunes 1 de agosto, Sergio Dalma pisaba el escenario del Parc del Pinaret en su paso por el Festival Internacional de Música de Cambrils, para celebrar los 47 años de historia del festival.

DERROCHE DE ALEGRÍA SOBRE EL ESCENARIO

¿Qué sería de los festivales sin el público? Y, ¿qué sería de los artistas sin sus fans? La respuesta es que ellos le dan el sentido a todo y así lo pudieron comprobar todos los presentes en el concierto del catalán. 

Minutos antes del inicio del show ya se podía sentir un ambiente de emoción en un recinto prácticamente completo, expectantes por la inminente salida a escena del cantante. Los focos se encendieron y Sergio Dalma dio inicio a un enérgico espectáculo en el que durante dos horas su público pudo disfrutar de un amplio repaso por su trayectoria musical de más de 30 años.

‘Suerte’ fue la canción que abrió el concierto, seguida de ‘Gigantes’, dos de los temas que forman parte de su último trabajo discográfico, ‘Alegría’ —título que también da nombre a su actual gira de conciertos—. “Bona nit Cambrils, és un plaer estar aquí amb vosaltres”. Así saludó por primera vez el cantante a su público de Cambrils, —alternando durante toda la noche sus intervenciones en catalán y castellano—. También dejó claro el artista de Sabadell que era una noche para disfrutar del verano y para que cada uno disfrutara del concierto a su manera, pues no quería hablar de confinamiento ni de Covid-19.

Sergio Dalma | Imagen: Luna Esteban – Why Not Magazine

UNA NOCHE MÁGICA

Llegó el turno de ‘La vida’, una bonita canción en catalán incluida en el último disco de La Marató de TV3. ‘El paraíso junto a mí’, ‘Por amor al arte’ y ‘La nit de Sant Joan’ fueron las siguientes canciones que interpretó el artista, en las que sus fans unieron sus voces e hicieron que fuese un momento más especial si cabe. 

“Intentarem que aquesta nit sigui ben màgica”, decía Dalma para dar paso a las siguientes canciones, un formato acústico mucho más íntimo y emocional, donde los músicos interpretaron los temas de una manera más sincera y desnuda, haciendo referencia a sus inicios. Arturo Ruiz, uno de sus músicos, pisaba el escenario con su contrabajo para acompañar al sabadellense en ‘Solo para ti’. A continuación, la melodía de un piano tomó el protagonismo en ‘El Jardín Prohibido’, ‘El Mundo’ y ‘La Estación de los Amores’ —de Franco Battiato—. El piano dejó de sonar para dar paso a los últimos temas de este formato acústico tan íntimo y Sergio Dalma puso voz a ‘Que Tinguem Sort’ de Lluis Llach, seguida de ‘Esa chica es mía’, ‘Yo Caminaré’, ‘Te amo’ o ‘Maldita ironía’.

Sergio Dalma | Imagen: Luna Esteban – Why Not Magazine

EMOCIONES A FLOR DE PIEL, DERROCHE DE ENERGÍA Y MUCHO BAILE

Las emociones estaban a flor de piel, pero el público pedía bailar y el cantante concedió el deseo de sus seguidores. ‘Fuego en el alma’ fue la primera del conjunto de canciones que hicieron enloquecer al público, levantarse de sus asientos y acercarse al escenario a darlo todo junto al artista. Pero los fans de las gradas también querían sentir a Sergio de cerca y el artista no dudó en bajarse del escenario para terminar de cantar junto a ellos la siguiente canción, ‘El diablo dentro’. ‘Cuidaré’, ‘Morir de Amores’, ‘La Vida Empieza Hoy’, ‘Galilea’ e ‘Imaginando’ fueron los siguientes temas que interpretó el catalán, antes de despedirse de su público de Cambrils. 

Pero la gente pedía más, así que Dalma volvió a pisar el escenario cuando los primeros acordes de su mítica canción, ‘Bailar Pegados’, empezaron a sonar. Se aproximaba la recta final del show y el artista quiso cerrarlo por todo lo alto interpretando algunas de las canciones que forman parte de su trilogía ‘Via Dalma’: ‘Será porque te amo’, ‘Mamma Maria’, ‘Tú’ y ‘Gloria’. 

Sergio Dalma | Imagen: Luna Esteban – Why Not Magazine

La música paró, pero los focos todavía no lo hicieron, Sergio Dalma y todos sus músicos se unieron para despedir a un público emocionado que aplaudía sin parar. Sin duda, una noche llena de magia y muy difícil de olvidar.

 

 

Imagen destacada: Luna Esteban – Why Not Magazine