En Why Not Magazine hemos hablado con Alice Kellen. La escritora vuelve con más fuerza que nunca en “El mapa de los anhelos”.

Alice Kellen es una escritora valenciana que supera ya el millón de lectores. Esta vez ha publicado ‘El mapa de los anhelos’, una novela romántica que te hará emocionarte.  ¡No podrás parar de leer!

WHY NOT: Tu séptimo libro en físico, ¿cómo te sientes?

 Alice Kellen: Pues igual de nerviosa que con los anteriores. La verdad es una mezcla entre vértigo e ilusión porque tienes ganas de ver la reacción de la gente y al mismo tiempo que te gustaría retrasarlo. Pero bueno, bien, porque vas ganando en experiencia y en serenidad.

WN: ¿En qué se diferencia ‘El mapa de los anhelos’ de los anteriores libros?

AK: Es una historia que está muy centrada en la en la protagonista femenina, en Grace. Veníamos de una novela que era muy distinta porque está ambientada en los 80 y no tenía nada que ver con la trama. Siempre me gusta variar, intento que cada novela se diferencie bastante de la anterior. Me gusta que sorprenda al lector y que no sepan qué historias se va a encontrar.

WN: ¿Cómo definirías ‘El mapa de los anhelos’?

 AK:  Yo creo que es una historia muy esperanzadora. De primeras, la premisa parece un poco triste, pero realmente luego es una novela que va un poco in crescendo hacia la luz. Hacia ese momento de sentirte bien contigo mismo de encontrar tu lugar en el mundo. La protagonista consigue poco a poco seguir esa ruta con algunos puntos que le marca a su hermana a través del mapa de los anhelos y poco a poco consigue encontrar las respuestas

Imagen cedida por Editorial Planeta

WN: ¿Qué se van a poder encontrar los lectores en las páginas de la novela?

AK: Es una novela con un tono Grace, es una protagonista muy transparente. En cambio, se van a encontrar con Will que es un poco todo lo contrario, es una persona muy difusa y por capas se le va conociendo.  Hay una historia de amor que les enriquece y les aporta

 WN: En el libro, Grace habla mucho de las auras de las personas, ¿cuál crees que tienes tú?

 AK: A lo mejor un poco azul, así pálido.  Soy un poco introvertida, un poco melancólica y un poco dramas.

WN: En el libro se menciona y se explican los significados de palabras como Petricor, anhedonia, trapisonda, nefelibata, ¿como las conoces y cómo las introduces en la historia?

 AK: A mí me pasa que en el día a día a veces sí existe una palabra concreta. Me llama la atención y creo que también hay belleza en las palabras. Hay algunas que me parecen muy bonitas. Grace se pasa toda la novela con la búsqueda de la belleza y le gusta mucho el lado más artístico. Me gustó ponerle este toque de que se vaya obsesionando con palabras.

WN: ¿En que te inspiras para crear la historia entre Grace y Will?

 AK: Lo que tenía claro era que quería que fuesen diferentes. Son dos personas muy perdidas que se encuentran en el momento adecuado. El hecho de estar perdidos de alguna manera les une. Grace se siente comprendida por él, en el sentido de no sentirse rara por todas las dudas que tiene. Y él de algún modo ve también su reflejo.

WN: El libro habla sobre la vida dura que tiene que vivir la protagonista con la enfermedad de su hermana, ¿qué mensaje transmitirías a una persona que esté en una situación parecida a la de Grace?

AK: Tiene que ser muy complicado. Al final, cuando alguien está enfermo afecta a toda la familia. Es un poco lo que quería mostrar en la novela. Se refleja más en el caso de la madre, cómo tiene que dejar su casa o su carrera laboral de lado. El proceso de una enfermedad crónica que se alarga con los años a nivel familiar es muy duro y es muy difícil cómo mantener los lazos.

Imagen cedida por Editorial Planeta

WN: ¿Cómo compaginas el escribir con ser mamá?

AK: Es verdad que los primeros años son muy duros, trabajas como y cuando puedes. La conciliación no es real y no existe. Es difícil porque no quieres dejar de lado tu carrera laboral, tampoco quieres perderte a ti misma y al mismo tiempo ser madre es algo que te conviertes en eso 24 horas del día.

WN: Eres todo un fenómeno que triunfa allá donde va, ¿cómo te afecta esto a tu vida personal?

 AK: Vivo como muy aislada en una zona muy rural. Mi día a día es llevar a los niños al colegio, trabajar, vida social…  Realmente lo veo como algo muy ajeno, como si fuésemos dos personas diferentes.

WN: ¿Planificas todas las historias de los personajes o dejas que vaya fluyendo?

 AK: Lo tengo claro en mi cabeza, siempre hay una parte que no la puedes dejar a la improvisación. Pero las conversaciones que no son determinantes y simplemente es interacción entre los personajes me gusta dejarlas y que no todo sea un esquema. Al final es una manera de divertirme mientras escribo. Si a veces ocurre algo que no está previsto, intento rehacer esquemas para darle espacio. Las novelas y los personajes tienen mucha vida y a veces te dicen cosas.

WN: ¿Te gustaría que hicieran una película con alguna de tus novelas?

AK: Sí me gustaría, también me da mucho miedo. Me tomaría una adaptación como algo divertido, iría al cine con un bol palomitas y a ver que han hecho, a ver cómo han cómo han enfocado entonces esta historia. Por suerte tengo la libertad de escribir lo que quiero,  la editorial confía 100% en mí y pienso que eso es muy mío.

WN: ¿Qué vamos a ver a de Alice Kellen en Los próximos meses?

 AK: Ahora voy a estar muy centrada con ‘El mapa de los anhelos’. Ya estoy trabajando en el proyecto del año que viene, donde me gustaría probar con una novela con un mundo un poquito más amplio.

 

 

 Imagen destacada: Imagen cedida por Editorial Planeta