¿El festival que quieres o el festival que ellos quieren?

¿El festival que quieres o el festival que ellos quieren?

Chanel ganó el pasado sábado el Benidorm Fest y será la representante española en Eurovisión 2022. La preselección ha sido variada y ha tenido candidaturas de lo más originales, ¿pero realmente ha sido el festival que el público quería?

Rigoberta Bandini y Tanxugueiras lideraban todas las apuestas y eran las favoritas del público de cara a la final del Benidorm Fest. Muchos eurofans confesaban tener el corazón dividido entre el himno feminista y las gallegas, pero al final no han sido ni tetas ni panderetas, sino reggaeton.

Antes de desgranar lo que ocurrió el sábado, es necesario recordar que apoyar una candidatura no implica, ni mucho menos, desmerecer otra. Chanel hizo su trabajo, se coló en el Top 3 de todos los rankings y ha trabajado duro para llegar a Turín. De nada sirve coger la bandera de la sororidad al mismo tiempo que se lanzan mensajes de odio contra una artista que solo está haciendo su trabajo. A partir de aquí, solo queda desear toda la suerte del mundo y apoyar la candidatura de Chanel en Eurovisión. ¡A por todas!

Dicho esto, también hay que reconocer que había propuestas mucho más originales e innovadoras que hubieran destacado en Eurovisión. Pero hemos caído en el tópico de siempre, un claro ejemplo de lo que ocurre día a día en nuestro país.

‘El festival que quieres’

RTVE lanzó el Benidorm Fest bajo el lema ‘El festival que quieres’, pero nada más lejos de la realidad. Ha sido el festival que ellos querían. La corporación pública acertó al crear este festival, que se ha convertido en uno de los eventos del año, y que por fin daba al público la posibilidad de decidir al representante español. Se presentaron más de 900 candidaturas y seleccionaron 14 por la gran calidad de las propuestas recibidas, a pesar de que en un primer momento solo estaban contempladas 12.

A priori, un auténtico éxito y con canciones para todos los gustos. Podríamos haber lanzado el mensaje de ‘Non hai fronteiras’ en Turín, podríamos haber reivindicado la feminidad al puro estilo Delacroix, homenajear a Raffaella Carrà en Italia o hacer una auténtica declaración de intenciones al afirmar que «el lloro va a cambiar de bando». Pero no, en Turín sonará «Apenas hago doom, doom, con mi boom, boom y le tengo dando zoom, zoom».

El festival le daba al público la oportunidad de elegir su candidatura favorita, pero la opinión del jurado suponía el 50% de los puntos. Cinco «profesionales y expertos» tenían el poder para darle la vuelta a la opinión del público. Justo tal y como ocurrió. El jurado profesional podía darle una puntuación baja a una candidatura de tal forma que fuese imposible remontar con el televoto. Precisamente lo que pasó con Tanxugueiras, que pese a ser las más votadas por la audiencia y por el voto demoscópico, no irán a Turín porque cinco personas lo decidieron así. El pueblo quiere una cosa, pero los que mandan quieren otra. Esta historia nos suena, ¿verdad?

Ya lo demostraron también en la primera semifinal al considerar que el trío gallego no merecía pasar a la final, aunque el voto del público las terminó salvando. Una auténtica declaración de intenciones que no dudaron en volver a repetir en la final. Al final, sí que ha habido fronteras y sí que han dado miedo las tetas.

No es la primera vez que el jurado vota totalmente en contra del público. Manel Navarro ya fue en 2017 a Eurovisión por el voto del jurado, a pesar de que Leklein y Mirela eran las favoritas de la audiencia. Los fallos del jurado, nunca mejor dicho, se han vuelto a repetir, a pesar de que han llevado la democracia por bandera durante toda la promoción del evento.

¿Qué hay detrás de Chanel y su ‘SloMo’?

Igual que Manel Navarro tenía una gran discográfica detrás, con Chanel ha ocurrido lo mismo. Entre los compositores se encuentran Arjen Thonen, Ibere Fortes, Keith Harris, Leroy Sánchez y Maffie Szabo. De todos ellos, destaca Harris, que ha compuesto y producido canciones para Michael Jackson, Maddona o Britney Spears, entre muchos otros.

También se encuentra Leroy Sánchez, compositor de muchas otras canciones, entre ellas el ‘Voy a quedarme’ con el que Blas Cantó fue a Eurovisión el año pasado. Thonen destaca en la electrónica en la producción de temas de Tiësto o Mike Williams. Szabo está muy vinculada a los grandes éxitos de empresas como Netflix o Disney. Por último, Kyle Hanagami se ha encargado de la coreografía y de la puesta en escena. El estadounidense es, nada menos, que el coreógrafo de Jennifer López.

‘SloMo’ es un producto diseñado para el Benidorm Fest y, a largo plazo, para Eurovisión. A eso se le suma el tema de los derechos de autor. Este año, los royalties van para los autores de las canciones, no para RTVE. Rigoberta, las Tanxugueiras y otros artistas han compuesto sus propias canciones. En cambio, Chanel no es la compositora de su canción. «Lo importante no es ganar, sino generar derechos para los autores«, ha afirmado Josep Manuel Silva, periodista y buen conocedor de Eurovisión.

Por otro lado, también hay que mencionar el vínculo de Chanel con Myriam Benedited, una de las integrantes del jurado. Ella es coreógrafa de ‘Tu cara me suena’, precisamente el programa en el que Chanel ha trabajado como bailarina.

Además, ¿resulta inteligente que dos miembros del jurado sean de países que también participan en Eurovisión? Marvin Dietman y Felix Bergsson, austriaco e islandés, eran dos de los cinco profesionales. Siempre quedará la duda de si han votado la mejor propuesta, para que España gane, o han optado por votar lo contrario para eliminar a un rival.

El Benidorm Fest nació como un evento realmente potente que enganchó a la audiencia desde el primer momento. Las candidaturas que se presentaron y cómo se ha volcado la audiencia son la prueba de ello. Por eso, ni Rigoberta, ni las Tanxugueiras han perdido, lo ha hecho RTVE al deslucir de esta manera un formato que había generado tanta repercusión mediática y tantas críticas positivas. 

Resulta difícil pensar que las cosas puedan cambiar para la próxima edición, pues deberán mejorar mucho el formato y la transparencia si quieren mantener el Benidorm Fest. No llevaremos la candidatura más potente ni original a Eurovisión, pero nadie nos quitará el cantar ‘Ay mamá’ en los conciertos, ni seguir de cerca la gira de Tanxugueiras o cantar a pleno pulmón cuando «suena a tope una de Raffaella».

Ahora bien, esto no impide apoyar a Chanel en su aventura hacia Turín y celebrar que mujeres tan potentes y profesionales como ella tengan éxito. Terminemos con la reflexión de Rayden y quedémonos con lo positivo de estos días tan emocionantes.

Imagen destacada: Getty Images

Sobre el autor

Ángela Merino Sánchez

Periodista y directora de WHY NOT. Sin música, la vida sería un error, por eso puede que me encuentres en un concierto. Disfruto escribiendo y fotografiando a partes iguales.

¡Dinos qué opinas!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.