Desde el primer momento la noche ha sido intensa. De la nada, todos los concursantes estaban en la cuerda floja ya en la primera prueba. En el exterior hemos tenido a los Junior y han demostrado estar un punto por encima. Para la eliminación, con todos ahí, los concursantes se han enfrentado a sus peores platos. Arkano e Iván Sánchez han abandonado las cocinas esta semana.

Al puro estilo de Oca A Oca

Comenzaba la noche con sorpresas. Dos campanas delante de los jueces, un delantal con un logo de ‘MasterChef’ dorado, que salvaba de la eliminación en esta noche. El otro delantal era negro, es decir, expulsión directa en la primera prueba para quien lo obtuviera. Esta noche se iba a jugar a la ‘Oca del MasterChef’, cada casilla tenía unos ingredientes que iban a ser para cada aspirante, elaborando un plato libre. Había casillas malas como la cárcel, volver a la salida… también estaba la ‘M’ de ‘MasterChef’, el concursante que caía ahí, elegía ingrediente.

Miki ganó el juego, por lo tanto, podía pasar al supermercado las veces que quisiera. El cocinado era de 75 minutos, excepto algunos que tenían 10 minutos. Carmina cayó en una casilla que recibía un consejo de Jordi Cruz. Durante todo el cocinado estuvo presente Boris Izaguirre y fue una prueba que se complicó para muchos. Miki, a pesar de su ventaja, parecía no poder aprovecharla. Iván estaba a gusto con su tarta de zanahoria, mientras que las esferas se resistían para Belén, obligada a hacerlas.

La cata empezó con varios aspirantes de ‘MasterChef 9’, Jose, Meri, Jiaping, Toni y José María. Una cata a ciegas que dio a Verónica el delantal dorado y salvada esta semana. Es la primera prueba que gana en esta edición. Ahora llegaba el momento importante, decidir quien se iba en esta primera prueba. En primer lugar, David y Carmina con buenas ideas tuvieron algún fallo. En la cuerda floja, Miki, Arkano y Belén. El rapero fue el primer eliminado del programa nueve.

Arkano argumentó que estaba feliz por su paso por el programa, ya que no sabía hacer nada de cocina antes de entrar. Antes de marcharse, su favorita para ganar esta sexta edición era Verónica Forqué.

Homenaje a los campamentos ‘MasterChef’

La expedición se marchaba hasta el Puerto de Santa María, al lugar donde se celebra uno de los seis campamentos ‘MasterChef’. Por lo tanto, los aspirantes iban a ser un único equipo contra los Junior de este programa: Aurora, Javier, Henar, Nico, Anthony.

Ambos tenían que hacer el mismo menú, una selección de seis tapas: sopa de aceituna, bizcocho de aceituna, risoto de ortiguillas y plancton, brioche de carne al toro, cucurucho praliné y torta de aceite. Si ganaban los Junior, los siete iban al foso, de lo contrario, los cuatro que menos aportaran. Un total de 148 comensales, aunque tan solo 78 raciones de cada tapa. Para ello, 170 minutos por delante.

Victoria tenía la capitanía en el equipo azul, es decir, el de los aspirantes. Hizo llorar un poco a Carmina, de desesperación, por tirarle el pan a la basura, algo que también le hizo a Belén con espinas que iban en un plato. El equipo rojo tenía problemas entre Aurora, Anthony y Javier, tuvo que poner un poco de paz Jordi. Comenzó el emplatado y en el equipo azul había elaboraciones que no existían. “No hemos oído hablar de eso”, decía Bustamante de una de ellas.

La verdad es que lo sucedido en el equipo azul es para contarlo, pero esto se haría muy largo. Os recomiendo verlo porque no tiene desperdicio. Ahora bien, el equipo rojo compuesto por los Junior se llevó aplausos de todos. El equipo de estos concursantes, horrible. “No he visto algo así en 30 años”, comentaba Pepe. No se centró en la capitana, si no en todos. Les echó en cara que ninguno supiera que elaboraciones llevaba cada plato. Por lo tanto, todos al foso.

Aprender de los errores

Con todos en la prueba de eliminación, cajas misteriosas delante de uno. Debajo, una foto con el peor plato que había hecho cada uno. Por supuesto, había que repetir ese plato, los jueces querían comprobar si escuchaban sus consejos y valoraciones. Por delante, 75 minutos para “solucionar los errores del pasado”.

Verónica volvió al caos de todas las semanas, pero al estar salvada ya, sin problemas. La verdad que poco que contar del resto, parecían ir avanzando con los consejos que recibieron en su día. Carmina fue la primera en enfrentarse a la cata y su animó subió. Iván cayó en el error “de repetir otra vez lo mismo”, decía Samantha. Pasaron después Miki y Belén, todo bien. Bustamante también flojo. Juanma superó con creces su tarta de café.

Los jueces estaban satisfechos al ver que los concursantes han mostrado atención durante estas nueve semanas. Verónica salvada por el delantal, mientras que Carmina y Juanma fueron los mejores de este reto. Los siguientes en salvarse fueron Miki y Belén. Entre los dos que quedaban, Iván fue el otro expulsado de la noche.

“Me voy a acordar de esta experiencia… Lo que he vivido estas semanas… Mis niñas me darán unas collejas, pero están encantadas. Me llevaré a todos los de ahí arriba y a todo el equipo. Este programa es una maravilla. Mi ganadora absoluta será Vero”, adía Iván antes de decir adiós a los concursantes.

Opinión del redactor

Otra noche de sorpresas en el plató de ‘MasterChef’. Una doble expulsión que nadie esperaba, pero tras nueve semanas todo es posible en este gran programa. La final se acerca y sinceramente sigo sin ver a nadie por encima del resto, hay luces y sombras en todo momento. Ha sido una prueba de exteriores bonita, los Junior han vuelto a demostrar de lo que son capaces, increíble.

Por otro lado, no me gusta mucho ver tanto caos, pero siempre explota por la misma razón. Quizás un toque de atención más fuerte… Por último, una eliminación para poner a prueba a estos seis concursantes que quedan en la galería, gran idea. A partir de ahora queda lo más interesante.

 

 

Imagen destacada: @MasterChef_es