En WHY NOT hablamos con Xosé Zapata: productor, guionista y director de cortometrajes, documentales y largometrajes. Junto a este se encuentra Nico Matji, productor de largo recorrido con películas como ‘Tadeo Jones’.

Ambos presentan ‘The Monkey’; director y productor nos han contado cómo surge el proyecto, que ha sido seleccionado por una docena de festivales de animación a nivel nacional e internacional.

WHY NOT: En primer lugar, ¿cómo fueron tus inicios en esta industria? ¿Qué te propulsó a adentrarte en la misma?

Xosé Zapata: Comencé en el mundo de la animación en el año 2000 como becario de ‘El Bosque Animado’, que fue la primera película que se hizo en Galicia. Además, hice el primer presupuesto de aquella producción.

WN: ‘The Monkey’ se trata de uno de tus últimos proyectos, ¿cómo surge esta idea?

XZ: Surge hace unos ocho o nueve años cuando me enteré de la leyenda inglesa del mono de Hartlepool, en la cual basaría el cortometraje. Hicimos una adaptación para animación y empezamos la producción con ‘Sardina en lata’, y así fue como surgió.

WN: El cortometraje ‘The Monkey0′ es uno seleccionado por Madrid en corto, ¿qué crees que tiene este de especial?

XZ: Es un corto que creo que llega porque es una fábula sobre la xenofobia y el odio, lo cual es un tema eterno, como la actualidad nos lo deja claro.

WN: ¿Qué mensaje pretendías transmitir con ‘The Monkey’?

XZ: Resumidamente, podríamos decir que trata sobre una playa, un extranjero y cómo los políticos se aprovechan de eso, esto es algo que supongo que sonará últimamente. El cortometraje nos muestra cómo el poder intenta aprovecharse del odio irracional contra el extranjero.

Xosé Zapata en la presentación del catálogo de Madrid en Corto | Fuente: Enrique Redondo

WN: Como ya hemos comentado, ‘The Monkey’ es uno de los cortometrajes seleccionados por el jurado profesional de Madrid en Corto, por lo que este tendrá alcance internacional, ¿de qué modo crees que conecta con el público?

XZ: Creo que se entiende perfectamente en cualquier lugar del mundo, precisamente porque en todos los lugares del mundo hay monos a los que matan todos los días.

WN: ¿Podrías decirnos algún detalle curioso del corto?

XZ: Durante el corto se dan pistas del final, existen momentos en los que el personaje principal va revelando que no es un mono en realidad. Asimismo, hay detalles en la animación y personajes como el de la niña, que es la única que está sintiendo que lo que está viendo es realmente un igual a ella. Es la única que está viendo la realidad y está fuera del odio general.

WN: En tu página web afirmas que “hacer documentales es como sufrir un amor no correspondido, tú los amas profundamente, pero ellos no te dan nada a cambio.” ¿A qué crees que se debe la situación de los documentales?

XZ: Bueno, esta misma frase se podría llevar a los cortometrajes, ellos te dan poco a cambio. Evidentemente una cosa es hacer ficción o una gran producción de televisión, que eso te da dinero a espuertas y otra son los géneros pequeños como este.

Con esto, sufres mucho haciéndolos puesto que tienen unos costes muy elevados y finalmente se tarda mucho tiempo. Además, los retornos digamos que no son los esperados en muchas ocasiones.

Respecto al documental, es un género que al final te devuelve ya que te mantiene en contacto con talento joven y lo haces con libertad absoluta, la prueba es que aquí estamos 20 años después.

WN: ¿Crees que el trabajo que un cortometraje conlleva está valorado?

XZ: Creo que cada vez más, debido al consumo de videos cortos en móviles, tablets… Esto es un arma de doble filo ya que, por un lado, te lo desvalorizan porque hay mucho producto corto que se consume rápido y, por otro tienes muchas más pantallas donde puede llegar.

Nico Matji: Hay miles de festivales de cortometrajes a nivel nacional, hay un circuito y un recorrido. Esto es como montar en kart antes de la Fórmula 1, si haces cortos que están bien acabas haciendo un largo. Yo siempre animo a lanzarse, porque haciendo cosas pasan cosas.

Nico Matji en la presentación del catálogo de Madrid en Corto | Fuente: Enrique Redondo

WN: Tras hablar de lo negativo de este género, ¿podríais decirnos cuál es la parte positiva de este tipo de producciones?

NM: Un corto no da dinero, cualquiera que quiera hacer un corto por dinero que se olvide. Sin embargo, es un viaje que haces con una libertad que pocas veces tienes. Yo crezco muchísimo con cada corto, aprendo cosas y me llevo experiencias nuevas.

WN: En los tiempos que corren la pregunta es obligada, ¿la cultura es segura?

NM: Yo me siento seguro en las salas de cine, aunque he estado mucho tiempo sin ir por miedo. Ahora que lo hago, puedo afirmar que es definitivamente segura, se puede hacer.

WN: Este medio se llama WHY NOT, ¿por qué no? en español. El nombre surge porque muchos de los grandes proyectos comienzan con esa pregunta, con un ‘¿por qué no intentarlo?’. ¿Cuál ha sido el mayor “why not?” de vuestra carrera?

NM: El mayor ¿por qué no? de mi carrera fue lanzarme a hacer un corto de animación, el primer corto de Tadeo Jones, y me cambió la vida realmente. En el segundo corto de Tadeo, fui al banco a pedir un crédito avalándolo personalmente y sentí un gran vértigo. Luego ya, los berenjenales en los que me he metido, no me han dado tanto vértigo porque cuando haces largometrajes vas mucho más escoltado y te aseguras de que estás rodeado de gente con una experiencia que a lo mejor tú no tienes y te sientes protegido. Siempre hay que estar dispuesto a asumir nuevos retos con los riesgos controlados.

XZ: Yo, a diferencia de Nico, vengo de la animación más tradicional. Entonces, nos hemos unido en este camino ahora. En este caso el ‘why not?’ sería ese.

 

 

 

Imagen principal: Enrique Redondo