Belén Aguilera revoluciona las redes sociales con su último tema, “Cristal”. Tras tres exitosas colaboraciones en el estilo urbano, Belén se reencuentra con el piano en una balada rompedora y brutalmente vulnerable.

¿Cuántas veces has echado la vista atrás y no te has reconocido? Confiesa: ¿cuántas veces te has frustrado al pensar en lo mucho que podías controlar tiempo atrás, y en lo fuera de control que te sientes ahora? Sentirse fuera de lugar, cuando el lugar es una misma, resulta aterrador. Cristal se pregunta de dónde sale ese monstruo, a qué ha venido y por qué ahora.

“No entiendo quién era antes, durante el vendaval, si ahora que llega la calma me siento de cristal”, nos cuenta esta canción tan valiente. En ella nos buscamos en cada pregunta, incluso en cada latido, para seguir sin entender qué nos ha pasado y dónde nos hemos olvidado. Belén hace un trabajo brillante al plasmar en una partitura esa lucha asfixiante que tantas veces parece en vano.

“La canción habla de algo que vivimos todos, y que ojalá vivirlo menos. Es algo tan común y tan horrible como la ansiedad”, contaba Belén en su concierto en Madrid el pasado mes de abril. Presentó así, sin previo aviso y ante un piano bajo un único foco, el tema con el que le cuenta al mundo cómo ha vivido y sentido la ansiedad.

Una vez más, the girl and the piano se desnudan en un folio en blanco y acogen en sus letras a todas aquellas personas que no sabían, no querían o no podían describir esa sensación tan amarga de la que habla Cristal. No es la primera vez que esta artista destaca por la vulnerabilidad cedida a su obra. Lo hizo en Mía, Diferente y muchos otros éxitos incluidos en su álbum debut.

De nuevo, Carlos Cabezas (Híbrido Abraxas) acompaña a Belén en su proyecto. Junto a Alicia del Viso, construyen un soporte cinematográfico para este tema tan íntimo y desgarrador. Juegan con elegancia junto al temporal que se desarrolla bajo la voz de Belén, una producción redonda y adictiva de Pablo Rouss.

 

 

Imagen principal: videoclip de “Cristal”