Tras el éxito de “Con amor, Simon”, la adaptación cinematográfica de una novela de Becky Albertalli, llega “Con amor, Victor”, desarrollada en el mismo universo. 

La nueva apuesta americana de Hulu se presenta en un formato atractivo y adictivo. Diez episodios, de una media hora cada uno, son suficientes para adentrarnos en las nuevas vidas de Victor, su familia y compañeros del instituto. Cada semana, en la nueva plataforma de Disney+ Star, se emitirá un nuevo episodio de esta nueva serie.

Si en Con amor, Simon conocimos la dulzura del primer amor y la suerte de tener un ambiente seguro en el que no temer ni juzgar una orientación sexual, en Con amor, Victor nos encontramos más bien lo contrario. Esta nueva historia ambientada en el mundo de Becky Albertalli peca de giros típicos en la trama juvenil, pero brilla por la forma en la que muestra la otra cara de la misma moneda en la que conocimos a Simon. Aunque España ha tenido que esperar a una nueva plataforma para incluir esta serie en un catálogo adulto, sin duda alguna debería promocionarse entre los jóvenes.

Un buen elenco: la clave de su éxito

Victor y su familia se mudan en mitad del curso y, aunque Victor sueña con encontrar paz en un nuevo comienzo, los valores tradicionales en casa y la presión social en el instituto no son lo que hubiera deseado. Lo interesante de esta historia es la gran variedad de vínculos emocionales que muestra, las formas de querer y dejar de hacerlo.

Sí, sigue patrones típicos de la ficción juvenil, pero no cae en el fallo de, además, contar historias huecas en personajes planos. Estos últimos son, de hecho, la clave para que funcionen las mismas tramas durante cinco horas de proyección, así como una segunda temporada que ya ha sido confirmada. 

Victor (Michael Cimino) es un buen protagonista, y sigue siendo especial conocer el desarrollo de sus emociones en un formato epistolar, a través de mensajería compartida con Simon. Por supuesto, reencontrarnos con Simon (Nick Robinson) es un punto a favor a la familiaridad y calidez de la historia.

Sin embargo, el personaje que carga con el carisma que convierte esta serie en algo más especial, es Felix (Anthony Turpel). Vecino y amigo de Victor, divertido, introvertido, dulce e incondicional. Se gana al espectador en su primera aparición y no deja de hacerlo hasta la última. ¿Quién no querría un amigo como Felix?

Diversidad, cliché y sociedad en “Con amor, Victor”

Por supuesto, los clichés de institutos estadounidense no desaparecen en el Creekwood High, pero también es curioso y destacable que no todas las tramas giran entorno al baile de fin de curso o salida del armario del protagonista. Se acentúa el choque cultural entre la familia hispana de Victor y la sociedad de la que se rodean y se le da una voz potente a las dinámicas familiares en todos sus personajes. 

Con amor, Victor es una serie joven que no innova, pero tampoco cansa ni decepciona. Es una historia completa contada por personajes redondos que se relacionan con tramas cotidianas, representando las distintas formas de vivir y de sentir. Si te gustó Con amor, Simon, te gustará Con amor, Victor.

 

 

 

Imagen principal: IMDb