El pasado mes de junio, Nia y Blas Cantó compartieron el escenario de Operación Triunfo (2020) para interpretar “Hoy tengo ganas de ti” a dos voces. El 2021 empieza con “Cúrame”, la balada original con la que se reencuentran. 

Nos gustaron entonces y nos encantan ahora. Que Blas Cantó y Nia colaboraran era, prácticamente, una necesidad, tras escuchar el resultado de unir dos voces potentes, brillantes y completas como son las suyas.

Cúrame es una señora balada, de la cabeza a los pies. Nia se desenvuelve en el tema como si fuese su estilo más explotado, casi como si los ritmos más latinos de sus temas anteriores fueran interpretados por otra artista. Los temas que, largo y tendido, sacan a la luz todo el potencial que esconde su voz, son los que más especial hacen sonar a Nia, y Cúrame es la prueba más reciente de ello.

La compañía de Blas Cantó es cálida y única, además de bonita. Sí, Nia se da un aire a la gran Christina Aguilera, con esa elegancia y tanto cuerpo en la voz, pero Blas Cantó suena tan suyo como siempre. Es un placer escucharle, siempre reconocible, siempre distinto y especial. 

“Cúrame”: un fruto emotivo y rasgado

En Cúrame encontramos las dos vertientes: un diamante en bruto en Nia y una constancia de lo más bella en Blas. Por un lado, vemos a una artista nacer, experimentar y descolocar a los oyentes que no hubieran imaginado un emotivo y sorprendente tema como este bajo su nombre. Por otro lado, nos reencontramos con la familiaridad de toparse con Blas Cantó en la música, con una trayectoria más que reseñable y a la altura de una composición así de clásica, elegante y pasional.

Solo han pasado ocho días desde que pusimos toda nuestra fe en un nuevo año, así que Cúrame ha sido un buen y esperanzador adelanto de lo que la música nos deparará en 2021. Cúrame es el acertado resultado de sembrar dos voces fuertes y recoger un fruto rasgado por las mismas. ¿Alguien consigue no emocionarse con este tema? Desde luego, con un videoclip tan sencillo e íntimo, de primeros planos en blanco y negro, es misión imposible no romperse con ellos.

 

 

Imagen principal: VEVO