Ediciones Maeva trae al mercado literario “El apicultor de Alepo”, la emotiva novela debut de Christy Lefteri.

En 1974, los padres de Christy Lefteri huyeron a Inglaterra durante la invasión turca. Nacida en la Inglaterra del 1980, Christy dedicó los veranos de 2016 y 2017 al voluntariado en un centro de refugiados en Atenas, Grecia. De su experiencia nace El apicultor de Alepo (Ediciones Maeva, 2020), la historia de Nuri, Afra y Sami, una familia siria que huye al estallar la guerra. Su destino es Inglaterra, donde Mustafá, primo de Nuri y también apicultor, les espera.

El apicultor de Alepo es una historia que habla de pérdida, duelo, amor, esperanza y coraje. Los refugiados dejan de ser un concepto abstracto y se convierten en protagonistas durante casi 300 páginas para contarnos sus historias. “A menudo imaginaba cómo me habría comportado yo”, comparte Christy. Cuenta también que, al trabajar de primera mano con refugiados y supervivientes, entendió que todos ellos tenían historias por contar y que, de no ser por la barrera del idioma, lo harían. “Lo que narro aquí es lo que vi, oí y sentí en las calles y los campos de Atenas”, añade.

“El apicultor de Alepo”, el debut literario de Christy Lefteri

A pesar de que Lefteri confirma haber escrito esta novela con su experiencia como hija de padres atormentados por la guerra, psicoterapeuta y voluntaria en un centro de refugiados, sorprenderá saber que la apicultura, pieza fundamental del simbolismo en la novela, era una actividad completamente desconocida para ella. La documentación la llevó a contactar con apicultores con los que conoció el oficio y las propias abejas. “Usé esta maravillosa y aterradora experiencia para describir los sentimientos de Nuri cuando Mustafá le presenta por primera vez”, cuenta su autora en una entrevista promocional con Maeva.

La edición cuenta con algunas piezas en formato epistolar, diversas ilustraciones en palabras claves en la historia y un mapa geográfico para saber ubicar la historia. Suena completa, y lo es, acompañando así esta dosis de realidad que nace con la emotiva primera novela de Christy Lefteri. 

 

 

Imagen principal: Ediciones Maeva y Bibiana Ripol