El nuevo programa de Antena 3 sigue batiendo récords y sorprendiendo, su mecánica dinámica y divertida engancha a más de dos millones de espectadores cada miércoles. En el tercer programa hemos conocido la identidad de Unicornio: Norma Duval. También hemos desenmascarado a Mónica Carrillo, que se escondía detrás de Mariquita.

Si algo está claro es que los miércoles son menos miércoles desde que emiten Mask Singer. Por fin hemos podido descubrir la identidad de más máscaras. Sí, en plural, ya que en esta gala ha habido una máscara invitada. Teníamos ganas ya de volver a ver al primer grupo de concursantes, hacía una semana que no escuchábamos a Catrina, Unicornio, Girasol, Monstruo y Pavo Real.

Eso sí, no hemos dejado de teorizar sobre ellos: que si Ágatha Ruiz de la Prada, que si Joaquín el del Betis, que si Pastora Soler… Twitter arde cada día con nuevas e inesperadas suposiciones. Hay que decir que este miércoles cada máscara ha cantado una canción diferente a la de la primera gala y que las pistas también han cambiado, lo que ha hecho que, como dice Malú, muchas teorías que estaban ya perfectamente montadas en la cabeza de todos se hayan venido abajo. Hagamos un repaso de todo lo ocurrido en esta última gala.

Primer duelo a tres

El primer duelo de la noche giró en torno a tres máscaras: Pavo real, Monstruo y Unicornio. La primera en actuar fue Pavo real, que apostó por un temazo de Rosalía: Con Altura. Su voz, bastante diferente a la que habíamos escuchado en la primera gala, despistó a los investigadores. Malú, de hecho, llegó a decir que estaba segura de que la conocía, aunque no era capaz de ponerle nombre.

Las nuevas pistas también les hicieron pensar, sobre todo dos de ellas: “Me identifico mucho con Zaragoza”, declaración que acompañó con una foto de la Virgen del Pilar, y “Mi disciplina y el deporte han ayudado a que pueda alcanzar la cima.” Finalmente, las apuestas fueron las siguientes:

  • Malú aseguraba estar perdida, a pesar de conocer la voz de la persona enmascarada
  • Ambrossi, que sigue obsesionado con la idea de que una deportista se esconde tras la máscara, apostó por Gemma Mengual
  • José Mota votó por Eva de Amaral o Mónica Naranjo
  • Javier Calvo mantuvo su apuesta: Ruth Lorenzo

A los twitteros les ha sorprendido bastante que a ningún investigador se le haya pasado por la cabeza el nombre de Pastora Soler, ya que casi todas las pistas llevan a ella.

El segundo en competir fue Monstruo, que se atrevió con un tema de los Backstreet Boys. Sus nuevas pistas fueron también bastante reveladoras, ya que aludió, entre otras cosas, a su amor platónico por la cantante Ana Belén y a su pasión por los perros. Tras unos momentos de pique entre los investigadores, algo que le da frescura y dinamismo al formato, José Mota abrió una nueva puerta, una nueva visión: ¿y si es Santiago Segura? Lo cierto es que es una figura que pegaba bastante con todo lo dicho. El veredicto final fue el siguiente:

  • José Mota llevó hasta el final su teoría sobre Santiago Segura
  • Javier Calvo sorprendió con su apuesta: ¿Y si es Alejandro Sanz?
  • Malú apoyó la teoría de Mota, pero, además, añadió un nombre que sonaba mucho en redes sociales desde el primer programa: Fernando Tejero. De hecho, ante las dudas de sus compañeros, llegó a confesar que ella había cantado con Fernando en alguna ocasión en su casa. Podemos relacionar entonces esta confesión con la foto de Paco de Lucía que aparecía en el vídeo de presentación de Monstruo en la primera gala y reafirmar así la teoría de la cantante.
  • Ambrossi apostó por Fran Perea

El tercero en competir fue Unicornio, que nos fascinó con un tema de Cher. Aquí las pistas volvieron a jugar un papel fundamental, siendo dos de ellas muy destacables: “Muy pocos mortales conocen mi verdadero nombre” y “Me podéis llamar RIPU”. Las apuestas fueron las siguientes:

  • Ambrossi estaba muy seguro de que era Tita Cervera, por su estrecha relación con el arte
  • Javier Calvo ha vuelto a mencionar a Bárbara Rey, por segunda vez en lo que va de programa, como él mismo ha puesto en Twitter: “Obsesionado con Bárbara Rey sí soy”
  • Malú, en cuestión de 10 segundos, pasó de pensar en Ágatha Ruiz de la Prada, a mencionar a Victoria Abril y a tener en cuenta también a Ángela Molina o a su hija, Olivia Molina
  • José Mota votó por María Estévez, hija de Marisol

Tras estas tres actuaciones, llegó el momento clave, tocaba dar paso a la votación para salvar a dos máscaras y, de esta forma, mandar a la menos votada al asalto de eliminación. El recuento terminó con Unicornio como el perdedor de la ronda.

Entre la alegría de unos y la tristeza de otros ante el veredicto final, ocurrió algo inesperado. Le tocaba el turno a una máscara invitada, que claramente estaba fuera de la competición: una Mariquita, insecto con el que Javier Calvo aprovechó para hacer un guiño al colectivo LGTBIQ+.

La famosa detrás de la máscara se atrevió a cantar Someone like you de Adele, aunque casi no hizo falta escuchar su voz sin distorsionar, ya que las pistas lo pusieron todo en bandeja: periodista de Antena 3, ha escrito cuentos, su arma es su mente, un cameo con José Mota… Antes de que le diese tiempo a cantar, en Twitter ya tenían clarísimo que era Mónica Carrillo. De esto se han quejado algunos internautas, porque, de esta forma, con pistas tan fáciles y gracias al poder de Google, la sorpresa al retirar la máscara es nula.

Las apuestas del jurado fueron diversas: Susana Griso, Cristina Pardo… Pero solo Javier Calvo dio en el clavo proponiendo a Mónica. La periodista, una vez descubierta, reconoció que se lo había pasado muy bien, que lo más difícil era aguantar el calor del traje y que tuvo que contener más de una carcajada cada vez que promocionaba el programa en los informativos de Antena 3.

Tras esto, llegó el momento de continuar con la competición, era el turno de Catrina y Girasol. La primera en actuar fue Catrina, que cambió La Llorona por Taki Taki, pasando así del drama al perreo. Sus pistas dieron qué pensar: “No soy nada presumida, hay días que ni me miro en el espejo”, “Soy muy familiar”, “Las margaritas blancas conquistan mi corazón.”

El acento de la enmascarada se convirtió también en cuestión de debate, ya que mientras los Javis pensaban que se trataba de una mujer mexicana, Malú decía que es muy fácil fingir acentos. Ante esto… ¿podían seguir pensando en Paulina Rubia, Thalía o Shaila Durcal? Mientras, en redes sociales cada vez es más unánime la voz que sospecha de Paz Vega, los investigadores no lo tenían nada claro:

  • Javier Calvo seguía pensando en Thalía
  • Ambrossi volvió a apostar por Shaila Durcal
  • José Mota innovó y propuso a la actriz Salma Hayek
  • Malú votó por Paulina Rubio

El segundo en actuar fue Girasol, que nos deleitó una noche más con su gran voz al son de My way de Frank Sinatra. Sus pistas clave fueron: “La risa es mi mejor medicina” y “Soy muy supersticioso.” La primera fue utilizada por Malú para reforzar su teoría, en la que apuesta por Albano como el famoso que se esconde detrás de la máscara de Girasol. La cantante madrileña hiló fino y vinculó la risa con Felicita, la famosa canción del italiano. Finalmente, el resultado fue el siguiente:

  • Malú, como ya se ha mencionado, se mantiene firme con Albano.
  • Javier Calvo apostó de nuevo por Georgie Dann
  • Ambrossi propuso a Edmundo Arrocet, un nombre que les hizo dudar bastante
  • José Mota sospechaba de Millán Salcedo

Después de las dos actuaciones, llegó el momento de decidir: Catrina o Girasol. Otros largos instantes de tensión que culminaron con Girasol como el más votado para seguir concursando. Esto nos llevaba a un asalto final entre Unicornio y Catrina. Ambas máscaras querían lucirse y a ritmo de Lady Gaga y Creedence Clearwater Revival lucharon por hacerse con el último hueco en el programa.

Finalmente, la máscara perdedora y que, por tanto, debía desvelar su identidad fue… ¡UNICORNIO! Entre gritos de emoción y los ya famosos “¡quítatela, quítatela!” se destapó nada más y nada menos que a Norma Duval. Las caras de sorpresa de los investigadores no se hicieron esperar. De hecho, los Javis estaban maravillados ante la presencia de la vedette, a Ambrossi, incluso, se le escapó algún que otro “diosa”. La actriz se mostró encantada con su paso por el programa, confesó, incluso, que le daba pena que se acabase, y que lo que más le había gustado era esconderse de todo el mundo, el secretismo.

Secretos, muchos secretos que siguen guardados bajo llave, tendremos que esperar al próximo miércoles para seguir descubriéndolos, mientras tanto, sigamos teorizando.

 

Imagen principal: Mask Singer