Samantha Gilabert lanza su primer EP tras su paso por la academia de Operación Triunfo este mismo 2020. “Nada” es el resumen de su año. 

No sorprende que Samantha sea de las primeras en lanzar su proyecto al mundo. Desde su aparición en el plató de TVE, Samantha ha sido protagonista en redes sociales. Se rodea de un grupo de seguidores fiel y, por supuesto, ruidoso y notorio. Cada uno de sus pasos levanta una ola de apoyo apasionado, así que la bienvenida a su primer EP, Nada, es cálida y esperada.

El tema a tema de la Nada que se convirtió en el inicio del Todo

Quiero que vuelvas es el tema con el que Nada empieza. Paradójicamente, también es el principio de todo lo que la alicantina ha decidido compartir en su primer proyecto. Conocimos esta primera canción el pasado mes de agosto. Este sonido tan tropical se repite en una segunda opción, Espere que torne, para los que prefieran escuchar el mensaje en su lengua natal.

Samantha no canta sola en su Nada. Lerica es una buena compañía para ese tercer tema, Un poquito. De nuevo, nos recibe un sonido muy veraniego, de esos que invitan a bailar en un atardecer en la playa. El ukelele no abandona la base de la instrumental, y la combinación de los intérpretes del tema da mucho juego y ha sorprendido a sus oyentes. 

Tienda oficial de Samantha | Imagen: Universal Music Spain

Todo de ti empieza directa y con un punteo elegante a guitarra. No tarda en acoger un ritmo marcado y urbano, un recurso que veremos repetirse en la mayoría de sus temas inéditos, como el Quién dijo miedo, la historia sobre polos opuestos, el tira y afloja y jugar con fuego.

Ahora o nunca será la que escuches una vez y no te puedas sacar de la cabeza. Es muy urbana, picante, de letra moderna, sencilla y divertida. “Wiki wiki”, repite en gran parte del tema. Con Tanto, la siguiente y penúltima canción en el repertorio de Nada, nos alejamos por completo de la fiesta. Nos encontramos con un tema en el que regalamos el corazón. “Esperaré a que quieras quererme otra vez”, confiesa. A pesar de hablar de un corazón roto que ya no sentimos en nuestro propio pecho, Samantha no deja de lado la instrumental animada… Casi no nos damos cuenta de que estamos ofreciendo nuestro corazón en pedazos, porque la energía positiva vibra hasta en la última esquina de este EP. 

No pasa nada es el final de Nada. Esta ha llegado al mundo con un videoclip de la mano. Es la más melódica, calmada y sencilla, pero tiene algo que la hace especial y perfecta como cierre. Tira de optimismo, de paciencia y de superación, y se convierte en el tema más bonito y puro de Nada. “Y no pasa nada si el mundo se acaba”, promete.

Nada es un proyecto extremadamente simpático. Samantha se ha presentado a la industria como una promesa de la música pop con ritmos urbanos y toques electrónicos. Suena desenfadada, divertida y perfecta para la fiesta. Sí, tal vez Nada sea una buena apuesta para cuando las pistas de baile vuelvan a abrirse. Buen rollo, murmuro tropical y sencillez, las claves de Nada. 

 

 

Imagen principal: Samantha