Harry Styles lanza el videoclip de “Golden”, el tema más dorado de su segundo y exitoso trabajo discográfico, “Fine Line”.

Han pasado ya diez meses desde que descubrimos el brillo de Golden, pero no se ha apagado todavía. De hecho, es lunes 26 de octubre de 2020 cuando más deslumbra el tema con el que empieza Fine Line.

“Golden”: así brilla

Rodado en la costa Amalfitana (Italia), bañado en el oro de un atardecer y completamente liberador: así es el videoclip de Golden. Está compuesto por distintas escenas, intercaladas entre ellas, rompiéndose las unas a las otras para jugar con la luz y la música. Canción y videoclip mantienen una relación coherente entre sí.

La proyección empieza a oscuras, en un túnel con una única fuente luz anaranjada. La silueta de Harry Styles no tarda en empezar a correr y, tras el cantoso y amarillo cartel de Golden con el que presenta la canción, nos dejamos cegar por la brillante luz del paisaje. A pesar de contar con distintos escenarios y vestuarios, el protagonista es el más sencillo y agotador: Harry Styles, vestido de blanco, corriendo por distintos caminos y cantando. Parece que flota, y su carrera no es para huir, así que guarda un tono esperanzador y tremendamente nostálgico.

Algunos de los clips que se intercalan en la carrera sin meta de Harry nos permiten verle conducir, nadar y jugar, divertido como siempre, ante un precioso atardecer violeta. Los colores juegan a favor de la marca personal de Harry Styles y todo parece estar conjuntado, como el turquesa de la barandilla italiana y su traje.

Golden sonaba a vida, a inicios y a recuerdos, así que su imagen no podía ser de otra manera. El azul del agua, el verde de la vegetación, el blanco de su ropa rompiendo con todo y, por supuesto el dorado tan protagonista y tan acertado. Hay mucha vida en pantalla. Tiene la estética que el sonido de Golden requería para tener sentido. 

 

 

Imagen principal: Harry Lambert