En WHY NOT hemos hablado con Jussi Adler-Olsen, autor internacional de novela negra, tras el lanzamiento de “La Víctima 2117”, su última publicación. 

Jussi Adler-Olsen, nacido en Dinamarca, es reconocido mundialmente por su literatura. Nominado y premiado en distintas ocasiones, Jussi tiene un largo recorrido y reconocimiento como escritor. Esta vez, y como octava entrega en su serie más famosa, el Departamento Q, lanza La Víctima 2117 (Ediciones Maeva, 2020), una historia que va más allá del thriller y se reúne con comentarios sociales.

“¿Y si ser solo un número fuera más que eso?”

WHY NOT: La Víctima 2117 es la octava novela en la serie Departamento Q. ¿Cómo la calificarías junto a las demás? ¿Dirías que es la novela de la que más orgulloso estás?

Jussi Adler: Siempre estoy orgulloso de mi última novela. Escribirla es un trabajo duro, así que acabarla es un alivio. En todas mis novelas hay algo de lo que estoy orgulloso. En cuanto a La Víctima 2117, estoy especialmente contento con el desarrollo de Carl. Cambia mucho en esta novela.

WN: Has creado una historia a partir de problemas contemporáneos del mundo y has dado voz a una realidad de la que no suele hablarse. ¿Fue desafiante en algún momento?

JA: Cuando mucha gente tiene una opinión formada sobre el tema del que escribes, siempre es desafiante. No señalo a nadie con el dedo, pero intento que mis lectores sean conscientes de problemas que considero importantes. Y espero que ellos también empiecen a reflexionar sobre lo que está sucediendo.

Portada «La Víctima 2117» | Imagen: Ediciones Maeva

WN: Siendo un autor reconocido, ¿sientes presión para captar con respeto y verdad las historias de los refugiados?

JA: Lo que realmente me importaba era hacer que mis lectores no pensaran en los refugiados como números y lo hicieran como personas. Quería que pensaran en los refugiados como personas con miedos, esperanza y sueños, no como un simple problema.

WN: Por la forma en la que escribes sobre distintas ciudades y tópicos sociales en esta novela, supongo que tuviste que pasar por una documentación extensa. Aun así, me gustaría saber cómo fue, exactamente, y si te resultó distinto a anteriores procesos de investigación para tus novelas. 

JA: La investigación es muy importante para mí. Sé que mis lectores son inteligentes y que muchos tienen un conocimiento del que yo carezco. Por eso soy muy cuidadoso cuando escribo algo que no es ficción, pues necesita ser correcto, ya se trate de ciudades como Berlín, Chipre, Munich o Barcelona o las condiciones de los refugiados. Para mí, significa que lo que escribo como ficción se convierte en algo creíble. Cuando se trata de documentación sobre la crisis de los refugiados, he usado declaraciones de la Amnistía Internacional.

WN: Siempre mencionas que te gustaría que la serie del Departamento Q tuviera 10 títulos en total. ¿Ya sabes de qué van a tratar los que faltan, o esperas a nuevas ideas para escribir sobre la marcha?

JA: Desde el principio me propuse escribir la novela negra más larga – diez “capítulos”, cada novela siendo uno. Antes de siquiera escribir la primera palabra de La mujer que arañaba las paredes (Ediciones Maeva, 2010), tenía planificada la sinopsis de la historia completa y  los personajes principales. Por supuesto, en el proceso de escritura hice ajustes, pero mi intención desde el principio era acabar con diez “capítulos”. 

WN: Si tuvieras que describir esta novela con tres conceptos, ¿cuáles usarías?

JA: Bueno, tenemos la historia de Assad sobre la oscuridad, combinada con la situación de los refugiados, tenemos la historia de un periodista al que usan para manipular los medios y tenemos la historia de Alexander, un gamer al que se le va de las manos y escoge vivir en un mundo virtual en lugar de rodeado de gente.

WN: Algunas de tus novelas del Departamento Q han viajado del papel a la gran pantalla con adaptaciones. ¿Te gustaría que La Víctima 2117 siguiera los mismos pasos?

JA: Tengo suerte, sé que va a pasar. Nordisk Film ha comprado los derechos de los seis libros que quedan, y harán sus respectivas películas.

WN: Tus historias siempre alcanzan un gran público, tanto en número de lectores como en países. ¿Cómo te hace sentir?

JA: Muy orgulloso y humilde. Mi sueño era escribir algo que la gente quisiera leer, pero nunca podría haber imaginado a tanta gente alrededor del mundo. Es increíble.

 

 

Imagen principal: Tine Harden