Netflix lanzó “The Society” la pasada primavera, convirtiéndose en una de las series más recomendadas del 2019. Tras su cancelación, recordamos lo que nos dio y comentamos lo que podría habernos dado. 

Desde luego, hablar de The Society como el renacer de la distopía se ha quedado grande tras su cancelación, pero no se puede negar que, en su momento, su lanzamiento y acogida apuntaron muy alto. La sensación, episodio tras episodio, se asemejaba mucho a aquellos nervios adictivos entre capítulos de las emblemáticas sagas de Los Juegos del Hambre y Divergente, dos de los grandes pilares de la distopía contemporánea.

Lo fantástico de The Society era que, como en mi caso, podías entrar en la historia sin una mínima idea y con nulas expectativas, y salir más que satisfecha. La segunda temporada era esperada y deseada, así que no es de extrañar ni de llevarse las manos a la cabeza que las redes se activen y exijan una continuación para sus tramas favoritas.

¿Qué es “The Society”?

Se podría definir rápida y fácilmente como la historia de un grupo de adolescentes abandonados en mitad de la nada y sin explicación alguna. Sin embargo, poca descripción superficial hará justicia al potencial que se descubre una vez visionada la temporada al completo.

West Ham es la ciudad en la que nuestros protagonistas se encuentran desterrados tras un temporal. Ni padres, ni vecinos, ni profesores. No queda nadie con ellos en esa ciudad sin salida. Sin leyes, con miedo y la necesidad de respuestas y soluciones, deberán aprender a convivir, liderar y ser liderados. Si crees que se trata de un drama juvenil americano en el que encariñarse de algunos personajes y detestar a otros, estás en lo cierto.

Sin embargo, lo que la hace especial es el desafío social al que se enfrentan unos adolescentes sin idea de política, poder y supervivencia. La historia se narra de forma adictiva y juvenil, pero se enreda en debates y situaciones que la hacen madurar y destacar en el catálogo… ¿Deberíamos hablar ya en pasado sobre The Society?

¿Se puede vivir en una sociedad sin leyes?

Lo verdaderamente atractivo en los ocho episodios de esta joven apuesta de Netflix es el enfrentamiento entre las distintas opiniones y el nacimiento de los escalones sociales. Un grupo joven y encerrado en una realidad paralela sin escape debe establecer unas normas con las que sobrevivir. Esto incluye, además de liderazgo, el control y reparto de reservas y bienes y la ocupación en los sectores necesarios para la vida segura en comunidad. En otras palabras: mandar y obedecer, compartir y trabajar.

Por supuesto, nos encontramos con personajes líderes con intenciones buenas y ese punto dulce por el cual todo el mundo se encariña de ellos. Los rebeldes y villanos de la historia son los que rompen con el esquema y convierten una historia adolescente en todo un problema social.

Escena de “The Society” | Imagen: IMDb

Suponen peligro real entre el grupo de jóvenes, son los que asustan al espectador, los que consiguen despertar un “¿y ahora qué?” en mitad del episodio. No debería ser difícil entender que, en una sociedad que avanza con pasos torpes y poca idea de sociedades, lo desafiante viene de la mano de los que no atienden a normas. Es lo que la hace trepidante: convivir con el enemigo es obligatorio cuando no hay más que bosque denso cortando todas las salidas posibles de la ciudad de West Ham.

Lo que nos perderemos de “The Society”

Es distinto y apasionante ver cómo, en esta serie que muere a medias, se muestra el valor del poder en un grupo, la subordinación del resto, el miedo de los vulnerables y el desacuerdo de la oposición.

Se construyeron personajes de profundidad explorable, pero se han abandonado nada más despegar, y es en esto en lo que Netflix ha fallado. Ha dejado tramas con claro potencial a medias, olvidando la interesante discusión sociopolítica que nace de una historia como esta, pero también los aspectos más emocionales que se despiertan en relaciones nuevas y en la incertidumbre de una realidad como la suya.

The Society es, como muchas otras, víctima de las cancelaciones de Netflix. Siempre podremos recordar su inicio e imaginar una continuación… ¿Conseguirían estabilizarse como sociedad, o el caos reinaría hasta la resolución de la gran incógnita? ¿Qué hacen en West Ham?

 

 

Imagen principal: Cartel promocional “The Society”