La historia narrada en “Efectos colaterales del amor”, escrita por Krystal Sutherland, llega a Amazon Prime Video en una adaptación cinematográfica homónima.

Si la nostalgia te despierta un día y te persigue con ganas de descubrir una historia contada en el mismo tono que Bajo la misma estrella, no dudes en dar una oportunidad al Chemical Hearts que aterrizó en España bajo el título Efectos colaterales del amor (Crossbooks, 2020).

Recién estrenada en la plataforma de Prime, la película consta de 1h30 de proyección. Es tiempo más que suficiente para palpar el sentido de la historia, profundizar en ella, destapar sus sorpresas y, por supuesto, emocionarse. Es cierto que, tal vez, prescindir de alguna trama secundaria que aporta más bien poco a la historia hubiera dado más margen de desarrollo y credibilidad al interés principal.

“Efectos colaterales del amor”: Estados Unidos en estado puro

En esta historia, conocemos a Henry Page (Austin Abrams), adolescente de ambición escritora y pocas historias por contar. Sin embargo, aparece Grace Town (Lili Reinhart) y todo cambia para ambos. Henry, introvertido y aficionado al kintsugi (técnica japonesa mediante la cual arreglar cerámica rota con barniz de oro), se deja enamorar por el misterio de Grace. Grace, reservada y con su muleta en la mano, deberá enfrentarse a los fantasmas del pasado para avanzar.

Lili Reinhart y Austin Abrams en “Efectos colaterales del amor” | Imagen: IMDb

Es posible que en Efectos colaterales del amor se peque de cliché americano, pero no vamos a dejarnos sorprender por esto. Entramos en la película convencidos de que vamos a cruzarnos con los autobuses escolares amarillos, las taquillas en los pasillos del instituto, las fiestas de Halloween en casas de adolescentes sin supervisión y el taller editorial de ensueño. Estadounidense a más no poder. 

Sin embargo, cuenta una historia original de principio a fin. Es una historia juvenil que se arriesga a explorar la pérdida y el duelo desde la superación del mismo. Las nuevas oportunidades después de un trauma no son siempre idílicas, y así lo muestran. Se respeta la salud mental y se prioriza de forma acertada, a pesar del sacrificio que supone para el deseo del espectador.

Cine joven y de consumo agradable

Tiene, además de una fotografía neblinosa y de aire melancólico a juego con su historia, una banda sonora adecuada y, por supuesto, interpretaciones decentes por parte de sus protagonistas. Si bien se podría haber desarrollado con más mimo la evolución de las emociones de ambos, el uno respecto al otro, es cierto que la interpretación es correcta en todo momento. Es, simplemente, como si faltaran pequeñas aclaraciones entre las grandes escenas, algún método de seguimiento con el que decir “ah, vale, ahora están en este punto” y “ah, vale, me cuadra esta reacción”.

Efectos colaterales del amor habla de los cambios químicos que generan el amor y su inseparable desamor, su impacto en la adolescencia y, por supuesto, su papel en la pérdida propia y ajena. Cine perfectamente americano, joven y de consumo ágil y agradable. 

 

 

Imagen principal: IMDb