Doctor Prats ha vuelto a los escenarios y lo ha hecho en el festival Cruilla XXS de Barcelona. Una noche llena de emociones que ha sido protagonizada por la fiesta, alegría y buenrollismo del grupo catalán.  

Apenas pasaban cinco minutos de las 21:00 cuando los miembros de Doctor Prats aparecían encima del escenario. Lo hacían con su vestimenta típica de cada concierto y con una sonrisa en la cara imposible de borrar. Las miradas de la gente se iluminaban y, con una gran efusividad, arrancaba un largo aplauso para dar la bienvenida al grupo catalán. 

Ramón Figueras y Mark-e Riera | Fuente: Marta Illa

La noche empezaba con Ara, una canción que contagiaba al público y hacía que no dejaran de moverse, de momento, desde sus asientos. Algunos ya se atrevían a levantarse y se dejaban llevar. Se notaban las ganas que tenían los cantantes y músicos de volver a tener a su público cerca y lo expresaban diciéndoles: “Os hemos echado mucho de menos”. Ahora era el turno de una de las canciones más populares de la banda: Tu fas. En esta ocasión los miembros de Doctor Prats dejaban que fuese el público quien cantara a pleno pulmón la primera parte de la canción. La gente se iba animando y cada vez más personas se despegaban del asiento y arrancaban a bailar. 

Mucha fiesta y ganas de bailar

Con L’unic que vull és cantar se animaba aún más la fiesta que ya tenían instalada y el grupo disfrutaba como nunca encima del escenario.  “Gracias por venir, por volver. Ha sido muy duro y para la cultura aún más”, expresaban a su público antes de interpretar Jo vinc de lluny y M’he trobat, dos canciones que los asistentes se sabían de principio a fin y con las que intercambiaban miradas cómplices con los miembros del grupo. Entonces llegaba un momento especial en el que interpretaban la canción Stay Homa de Stay Homas. Un grupo que ha nacido en el confinamiento por el COVID-19 y al que pertenece un miembro de la banda de Doctor Prats: Guillem Boltó.

Guillem Boltó, voz y trombón | Fuente: Marta Illa

Llegaba el turno de Creuant tempestes y Ara ve ara se’n va, dos canciones muy fiesteras que conseguían que todos los presentes se pusieran de pie y bailaran siguiendo el ritmo de la música. Después interpretaban Les teves piguesuna canción más tranquila con un poco de rap que el público más fiel de los catalanes cantaba a la perfección. Un público entregado que estaba disfrutando de la música en directo después de meses sin poder hacerlo. Ahora compartían Mira-la y seguían contagiando a Barcelona con su buen rollo y su alegría característica.

“Esta canción la queremos dedicar a toda esa gente que nos cuida y que se ha dejado la piel por todos nosotros: los sanitarios”. Estas eran las palabras de Doctor Prats antes de interpretar Sona, una canción que traía al escenario un ambiente más calmado y muy emotivo. Pero al poco tiempo volvía la fiesta al escenario con pequeños trozos de canciones divertidas de otros artistas, como Con un poco de azúcar de Mary Poppins. A continuación, empezaba una de las canciones míticas del grupo: No t’encantis. Con ella el público enloquecía y el Cruïlla XXS de Barcelona parecía una auténtica verbena de pueblo.

Un final muy emotivo

“Esta puesta de sol y vosotros… quizás es uno de los mejores conciertos. Extraño, pero muy especial.” Estas eran las palabras de Doctor Prats, que no dudaba en agradecer también a toda la organización del festival Cruïlla por haber hecho posible este festival. Entonces disfrutaban con Ho tenim totuna canción encandiladora que creaba una atmósfera especial. El concierto seguía con El raïm es fa pansa y el sol se despedía detrás de las montañas de Collserola. Ahora el juego de luces cogía un papel protagonista y acompañaba cada una de las canciones.

Mark-e Riera, voz y guitarra | Fuente: Marta Illa

El espectáculo se iba terminando, pero no sin antes deleitar al público con Aham Sigah, una de las canciones más fiesteras que volvía a levantar a todos los asistentes. La fiesta seguía con Caminem Lluny Les nits no moren mai y la gente disfrutaba sin pensar en nada más. La penúltima canción que cantaban era La recepta y con ella interaccionaban con el público y se divertían sin parar. “Muchísimas gracias, piel de gallina. Esperemos reencontrarnos pronto”, confesaban los miembros del grupo, que se mostraban muy emocionados. Llegaba el final de esta noche tan especial y lo hacían de una manera muy emotiva. “Queremos dedicar esta canción a toda la gente que nos ha dejado a causa de esta pandemia. Pero recordad, si estamos juntos todo irá bien”. Y entonces empezaba Al final tot anirà bé, una canción que emocionaba y enternecía a todo el público.

Doctor Prats ponía punto final a un concierto diferente, pero único e inolvidable. Por fin se habían reencontrado con su público y con esa sensación de estar encima de un escenario y compartir su música con el mundo.

 

Imagen principal: Marta Illa – WHY NOT