Sarvenaz Tash y Sarah Skilton se unen bajo el pseudónimo Tash Skilton para publicar “No eres tú, soy yo…”, la comedia romántica neoyorquina más refrescante del verano. 

No eres tú, soy yo… es la novedad con la que Versátil Ediciones estrena el verano. Dos meses tras el lanzamiento estadounidense de la novela, aterriza en España con la traducción de Xavier Beltrán y la promesa de ser la lectura más divertida del verano.

La novela: Nueva York a dos voces

Dicho y hecho, No eres tú, soy yo… no tiene problema en convertirse en la lectura perfecta para estos meses. Persigue y nos cuenta los pasos de Miles, neoyorquino enamorado de su ciudad y desenamorado del amor tras la trágica, inesperada y reciente ruptura con su ex-prometida, y Zoey, californiana que sueña con abandonar esa gran ciudad de semáforos y metros subterráneos.

El éxito de la novela reside en la peculiaridad del escenario en el que se desarrollan las tramas de los protagonistas. Como indica su premisa, ambos se dedican a lo mismo, aunque en empresas rivales: hacerse pasar por clientes y gestionar los inicios de relaciones entre los usuarios que les contraten como ghostwriters. Sin embargo, la magia de la trama se esconde en la idea inocente y equivocada que comparten Miles y Zoey, la de coexistir únicamente en la cafetería en la que trabajan.

El arte de construir una buena comedia

Tash Skilton son las cuatro manos más inteligentes. Hacen una historia completa, divertida y profunda de una idea atractiva y sencilla. Sí, la expectativa se cumple y se supera en cuanto al humor entre estas páginas. Y no, no peca de batería de clichés ni el intento de arrancar una carcajada forzada. El brillo del humor en esta novela se encuentra en la forma tan dinámica de construir una trama fresca y nueva, liderada por personajes que están a la altura. Todo encaja de una forma natural que facilita con creces el vínculo emocional entre el lector y la novela.

Aunque No eres tú, soy yo… destaque por una dosis magnífica de humor, no puedo dejar de mencionar la profundidad real y emocional a la que nos dejan echar un vistazo, asegurando así esa empatía por los personajes con la que nos convertimos en adictos a sus vidas. De hecho, uno de los aspectos más sorprendentes de este éxito internacional es lo poco que cuesta imaginarlo en formato audiovisual, casi como si estuviera preparado para saltar a la gran pantalla sin necesidad de mucho más que una primera lectura.

Humor, romance, actualidad tecnológica y social, familia, trabajo y hogar… Si buscabas una novela caótica, fresca y sorprendentemente profunda con la que disfrutar este verano, la has encontrado.

 

 

Imagen principal: Cartel promocional “No eres tú, soy yo…”