En WHY NOT hemos hablado con Cherry Chic, fenómeno de la autopublicación literaria, tras el lanzamiento de su última serie: “Valientes”. 

Cherry Chic es el nombre con el que Lorena, autora nacional de literatura contemporánea, arrasa en el mercado. Tras más de diez autopublicaciones, entre las cuales destaca su aclamada saga Sin Mar, Cherry Chic vuelve a las estanterías con una bilogía. Cuenta con el sello Montena (Penguin Random House) para lanzar Ella, yo y la gran idea de ser valientes y Él, yo y la gran idea de encender París.

Si quieres conocer un poco más a la autora y sus proyectos, ¡quédate por aquí! Te contamos todo lo que quieres saber sobre cómo ha afectado la situación sanitaria a los proyectos de Cherry, cómo se escribió la serie Valientes y qué inspira a su autora.

CHERRY CHIC: CONOCE A LA AUTORA

WHY NOT: La serie Valientes’ llega a las estanterías tras once novelas publicadas. ¿Cómo has vivido este lanzamiento doble? 

Cherry Chic: Ha sido completamente distinto a todo lo vivido anteriormente. No solo por la pandemia mundial (que también) sino por tener un sello editorial apostando fuerte por mí y respaldando mi trabajo. Aunque antes había publicado con editoriales, casi todo mi trabajo ha sido autopublicado, y en este aspecto, la diferencia se ha notado mucho.

WN: Esta vez, llegas con dos novelas, pero, ¿cómo fue el proceso de escritura? ¿Las creaste seguidas y en el orden en el que las hemos podido leer?

CC: Sí, fueron en el mismo orden en que se leen, puesto que los libros se unen en el tiempo (en el final del primero y el inicio del siguiente), así que tenía que seguir el orden.  No tuve problemas para crear a los personajes, pues al ser derivados de otras series, sentía que tenía los perfiles muy concisos y fue relativamente fácil. Lo más complicado, sin duda, fue compaginar la escritura con mi maternidad.

Imagen promocional de la serie “Valientes” | Imagen: Penguin Random House

WN: ¿Qué dirías que es lo mejor de dedicarte a la escritura? ¿Y lo peor?

CC: Lo mejor es trabajar en lo que más me gusta. En realidad, no siento que esté trabajando realmente, porque sentarme frente al ordenador y escribir lo que los personajes me susurran es un autentico placer y lo disfruto muchísimo.

¿Lo peor? En mi caso, compaginarlo con la maternidad y trabajar desde casa. Tengo dos niñas pequeñas y muy demandantes aún, así que no siempre puedo escribir cuando me apetece, y a veces es frustrante.

WN: Pregunta obligada: ¿cómo ha influido el confinamiento en tu trabajo? ¿Has estado más inspirada o bloqueada de lo normal?

CC: Al principio, pese a que intenté mantenerme positiva con todo esto, me bloqueé, y no solo como escritora. Me resultaba prácticamente imposible leer nada. Volvía a la misma página una y otra vez. Por mucho que lo intentara, no conseguía centrarme. Al cabo de un mes, más o menos, empecé a esforzarme por leer y fui cogiendo rutina, pero necesité una adaptación y aceptación de la situación. Más todavía después de que se anunciara que la serie Valientes se posponía.

WN: ¿Qué nos puedes adelantar de futuros proyectos? ¿Podemos esperar más de la familia León?

CC: Es una pregunta que nunca sé responder. En su día, cuando cerré Sin Mar, tenía claro que esa serie acababa ahí, pero al cabo de los años han salido los valientes. No puedo asegurar que no vuelva a abrirles la puerta en un futuro. De momento, estoy inmersa de lleno en una serie nueva que me tiene entusiasmada y que espero que vea la luz el año que viene.

SERIE VALIENTES: CONOCE LA OBRA

WN: Los protagonistas de la serie Valientes’ son hijos de personajes de anteriores novelas tuyas. ¿Cómo surgió la idea? ¿Era algo que tenías claro que querías hacer desde que empezaste a escribir?

CC: Siempre he sido de series. Me encantan. Sobre todo si incluyen valores como la familia (sea de sangre o no) y la amistad, además del amor, claro. Tenía claro que Sin Mar no sería mi única serie y ahora tengo claro que no pararé en Valientes. Haré proyectos autoconclusivos, seguro, pero me inclino a satisfacer mis propias necesidades al escribir. 

La idea, en realidad, llevaba tiempo rondándome. Empecé a escribirla sin tener muy claro que fuese a publicarla, solo por teclear y ver qué salía. No llevaba ni la mitad de la historia cuando estaba enamorada y deseando mostrarlos al mundo.

WN: Conoces a los protagonistas de la serie Valientes’ desde que son pequeños, en historias anteriores. ¿Te ha facilitado esto su creación o, por el contrario, te ha limitado en algún momento?

CC: Sí, me la ha facilitado muchísimo. Como dije antes, el haberlos tratado de niños me dio las herramientas suficientes. Aunque sean personajes ficticios, es evidente que crecen y hay que dotarlos de características adultas, pero lo más importante, la esencia, ya estaba ahí. Yo solo la desempolvé y tiré de los hilos.

WN: Para las que todavía no hayan leído tus novelas… ¿Qué hay entre las páginas de la serie ‘Valientes’ que la haga diferente al resto?

CC: Creo que lo que la hace más diferente es que narra la historia de dos parejas, pero no son los únicos imprescindibles. Se habla de familia, de amistad, de pérdidas, de temas muy actuales y que quizá no están demasiado visibilizados. Me gusta pensar que aportan un punto fresco y divertido al inicio, pero también emocional e intenso a medida que avanzan las historias.

WN: En todas tus novelas, das a la familia un papel muy importante. ¿Qué te inspira a hacerlo?

CC: Probablemente mi propia familia. Para escribir Valientes 2 tuve a tanta gente pendiente de mis necesidades emocionales (padres, hermana, cuñado, marido e incluso abuela) que supe, en cada línea que escribía, que sin ellos hubiera sido imposible. Son mi inspiración y uno de mis grandes motivos para hacer series familiares.

WN: La serie ‘Valientes’ está formada por ‘Ella, yo y la gran idea de ser valientes’ y ‘Él, yo y la gran idea de encender París’. ¿Tenías claro, al empezar a planear el proyecto, que serían dos novelas?

CC: Sí. Me planteé una sola vez agrandar, pero al final pensé que es mucho mejor no forzar. Cuando Montena se puso en contacto conmigo, yo ya tenía claro que serían dos y a ellos les pareció genial, así que prácticamente salió rodado.

 

 

Imagen principal: Cherry Chic