En WHY NOT hemos hablado con Alejandro Jordá, batería de Izal, sobre los proyectos más recientes de la banda, su paso por los escenarios y algunos de los sueños por cumplir.

Izal reapareció el pasado mes de abril con un lanzamiento musical tras dos años sin material inédito. La buena sombra ha sido fruto del confinamiento en este 2020, un tema cargado de ese optimismo con el que la banda española pone en pie a miles de personas en cada noche de espectáculo. El Final del Viaje es el fin de gira para su último trabajo discográfico, Autoterapia (Hook Ediciones Musicales, 2018), aplazado por la situación sanitaria actual.

IZAL EN CASA: “LA BUENA SOMBRA

WHY NOT: ¿Qué tal lleváis la cuarentena y cómo la estáis viviendo como banda? Además de los eventos aplazados, ¿ha interrumpido proyectos que teníais en mente?

Izal: Nos sentimos ante todo afortunados y la hemos llevado lo mejor posible. Sanos y conscientes de lo que realmente importa. Estábamos metidos de lleno en la gira, así que ese era nuestro proyecto más candente. Sin embargo, no se cancela, sólo se pospone.

WN: También de esta situación de aislamiento ha surgido “La Buena Sombra”, el último tema inédito de Izal. Sabemos que fue construida desde los hogares de los cinco Izal, pero, ¿la idea surge también del confinamiento o había planes de lanzar música por estas fechas antes de la cuarentena?

I: Fue totalmente improvisado. Al estar en plena gira no teníamos en mente otra cosa que no fueran los directos que teníamos programados. La situación cambio y decidimos cambiar con ella. Sacar un tema nuevo fue muy bonito para nosotros, algo que, en los momentos más duros del confinamiento, nos dio un baño de luz nueva que nos ayudó a llevar todo. Una “autoterapia”.

WN: El optimismo y buen rollo que desprende “La Buena Sombra” va de la mano con el de muchos otros de vuestros temas. La mayoría de ellos hablan de ver lo bueno dentro de la malo, de disfrutar, de bailar y de vivir… ¿Es el optimismo algo que os caracteriza más allá de los escenarios, o es simplemente la fuente que más os inspira para crear?

I: Es algo que tenemos constantemente en mente. Intentamos alimentar la buena energía, desprendernos de los sentimientos negativos y disfrutar de todo lo que no regala la vida, de los frutos de nuestro trabajo, de la suerte que tenemos y la que no buscamos.

WN: En la misma línea y sobre la composición, ¿de dónde sale lo que más tarde escuchamos en vuestras canciones? ¿Escribís desde la experiencia, ideas sueltas o un poco de todo?

I: Mikel es quien compone y escribe. Por lo que nos cuenta, la experiencia es siempre la fuente de todo. No siempre de forma directa, ya que el hecho de ser receptor de una historia también convierte la experiencia a algo vivido, sólo que de otro modo.

IZAL EN EL ESCENARIO: “EL FINAL DEL VIAJE”

WN: Hablando de Palau Sant Jordi… ¡Qué increíbles estuvisteis en ese fin de gira tan a lo grande y tan lleno de tanto! ¿Tenéis pensado documentar lo vivido en algún soporte audiovisual con el que poder revivir las noches de Izal sobre el escenario con “Autoterapia” (Hook Ediciones Musicales, 2018)?

I: Muchas gracias. Sí, teníamos la idea y aún no sabemos si conseguimos reunir suficiente material para ello, puesto que era un plan que incluía todos los conciertos de la gira. Sin embargo, aún queda camino por recorrer bajo el nombre de Autoterapia, así que el futuro lo decidirá.

WN: Por supuesto, y sin desvelar los detalles para aquellas ciudades que tienen el espectáculo pendiente, las colaboraciones son clave en “El Final del Viaje”. ¿Tenéis alguna colaboración planeada para futuros proyectos discográficos? ¿Y soñada?

I: Soñadas muchas. Planeadas… todo ha cambiado. Así que iremos decidiendo según avance todo. Ahora mismo es algo incierto y quizá demasiado temprano para desvelar.

WN: Izal es la banda sonora de muchas vidas, y el público lo demuestra en cada directo. Sin embargo, ¿hay alguna reacción por parte del público que no esperarais al lanzar la música?

I: Normalmente actuamos sin esperar ni planear más allá de lo que nos emociona a nosotros mismos. Sí nos sorprendió la acogida que tuvo, por ejemplo, Pausa. Nunca habíamos salido con una canción tan lenta y menos como segundo single. El público no deja de sorprendernos.

WN: Si yo digo “El tema que más disfrutáis vosotros en directo”, la respuesta es…

I: Cada uno diría uno. Y cada concierto cambiaría por la energía que se genera entre el público y nosotros. Nos seguimos sorprendiendo y emocionando de una forma que es difícil de explicar.

WN: ¿Y qué hay de los clásicos? ¿Qué canciones no creéis que jamás vayan a faltar en los espectáculos de Izal?

I: Es bonito tener canciones sin las cuales el público saldría del recinto decepcionado. La mujer de verde, El baile, Pausa… son algunas de las que jamás dejaríamos fuera de un set list.

WN: ¿Estáis contentos con el sonido que Izal ha ido creando con el tiempo, o creéis que hay más por descubrir?

I: La respuesta a ambas preguntas es sí. El sonido que tenemos ahora es fruto del tiempo que llevamos juntos y de muchos años anteriores por separado. Estamos contentos con cómo sonamos y es una mezcla también del equipo humano que llevamos y de lo que nos gusta. Siempre hay más por descubrir, aunque no siempre seamos conscientes de cuánto. Pero por supuesto, nos encanta descubrir.

LOS PROYECTOS MÁS ALLÁ

WN: Hablemos de sueños. Habéis llegado muy lejos y muy alto como banda, tras años de dedicación y sacrificio. Cuando se llegan a vender noches enteras en recintos como el Wizink Center o el Palau Sant Jordi, ¿con qué más se puede soñar? ¿Tenéis algún objetivo por tachar de la lista?

I: Desde luego, es un sueño lo que vivimos y lo pensamos cada día, cada vez que nos subimos a un escenario. Siempre se puede crecer más y soñar con volar más alto, sin dejar de valorar lo que ya se tiene. Muchas veces soñamos con crecer en Latinoamérica.

WN: ¡Muchas gracias por hablar con nosotras un rato! Para acabar, en WHY NOT nos gustaría saber cuál ha sido el “¿por qué no?” que cambió vuestras vidas.

I: Seguramente todas las veces que nos hemos arriesgado a ciegas. Las veces que hemos tocado en salas delante de 15 personas. Las veces que volvíamos de 3 conciertos fuera de nuestra ciudad y nos repartíamos no más de 10€ por cabeza. Y cuando nos preguntábamos si repetir, decíamos… ¿por qué no?

 

 

Imagen principal: Jesús Romero de Luque