El artista madrileño hace un guiño a su pasado musical en Pereza gracias a su nuevo sencillo, recordando así a su compañero y amigo Rubén Pozo.

¿Cuántos nostálgicos han pedido la vuelta de Pereza a los escenarios? Todos ellos han sentido cerca esa posibilidad ante el lanzamiento del nuevo tema musical de Leiva: Mi pequeño Chernóbil. El mes de abril lo han comenzado lanzando el videoclip de este tema. Sin embargo, sus seguidores son conocedores de su nuevo sencillo en gracias al concierto celebrado el anterior mes de septiembre en Buenos Aires y en su parada realizada en el WiZink Center como parte de su Madrid nuclear.

Este crisol de energía química intrínseca ha sido manifestada en Mi pequeño Chernóbil como recuerdo a su paso por el grupo Pereza. Cabe recordar que dicha letra goza del homenaje a uno de sus compañeros de su anterior banda, Rubén Pozo, narrando su influencia en su evolución como artista.

https://twitter.com/Leiva_Oficial/status/1246149156978253825

Para ello, ha optado en utilizar una burbuja en su videoclip como reflejo del pequeño mundo que se forma cuando el artista llega a la fama. En la misma medida, destaca la presencia de su preciado amigo Rubén mientras que compartían el sabor del éxito en fragmentos como el siguiente:

Durmiendo con Rubén en las pensiones más inmundas. Rebañamos los manjares de la euforia y las burbujas.”

Además, también ha hecho especial énfasis en el presente. El año pasado cumplió la mayoría de edad como artista profesional. Formó parte del grupo Pereza desde el año 2001 a 2011 y a día de hoy está aumentando su leyenda en solitario. No ha dudado en destacar su indiferencia a la influencia del público ante sus respectivas actuaciones.

“Y no me da tregua mi Pequeño Chernóbil A veces me veo con el viento. Ya no me deslumbra el efecto. Solo pretendo aprender a vivir con ello. No voy a escribir mi disco más maduro No me excita el aplauso, de los críticos más duros.”

De este modo, se une al grupo de artistas que utilizan su trayectoria musical como temática. Aún quedan marcadas a fuego canciones como Dieciocho Mentira de Dani Martín, otro artista de su generación. La razón no es otra que contar la letra pequeña de un mundo lleno de fama o glamour.

 

 

Imagen principal: Portada ‘Mi pequeño Chernóbil’