El pasado sábado estuvo repleto de música en la ciudad manchega. Silvia Nogales deleitó al público con su música clásica, mientras que numerosas bandas locales convirtieron a la ciudad en el centro cultural en el marco del Prewinter Festival.

Hace unos meses realicé un reportaje con maestras que realizaron un voluntariado en el Sáhara. Durante la conversación, manifestaron su tristeza al haber presenciado cómo Puertollano da la espalda a la Cultura. Para fundamentar dicho argumento, no dudó en comparar el gran catálogo de jazz basado en una mayor calidad de producciones teatrales, slams de Poesía o conciertos de Jazz, entre otros eventos.

Servidor también sufre esta problemática cuando se encuentra en prometedores medios digitales nacionales y quiere ejercer su labor de corresponsal en su tierra. Por lo tanto, el concierto de Silvia Nogales de Música clásica en el Museo Municipal Cristina García Rodero y el repertorio de bandas locales en PreWinter Festival convirtió a la ciudad industrial en el centro cultural de la Región.

Calidad gracias al corazón y al coraje impuesto en el escenario emocionaron a los privilegiados que se citaron con la cultura. Después de que grupos como Febo o The Ruinas Band, entre otros, dieran el pistoletazo de salida a este maratón musical, era el turno de Silvia Nogales.

Hace meses atendió a nuestro medio de comunicación y aclaró que seguía buscando su momento ‘why not?’Su andadura comenzaría en su cuna. Sin embargo, la tensión primó enérgicamente en su rostro. La falta del impacto mediático de la música clásica y la ausencia de espacios culturales destinados para este tipo de eventos incrementaron su tensión emocional.

La tensión fue tal que le otorgó una enorme concentración para dulcificar el Arte. El silenció imperó para que la introspección modulara nuestras emociones. El conocimiento del público hacia el repertorio musical era escaso, pero entendían a la perfección el lenguaje musical para sentirse cautivados. Una vez acabada la actuación, agradeció al público su asistencia. Aquellas lágrimas que ralentizaron la vocalización de sus palabras mientras su dedo señalaba inconscientemente a quienes siempre habían estado a su lado en este largo camino fue transformada en aplausos interminables. Un abrazo y pocas palabras bastaron para expresar el afecto mutuo entre periodista y artista.

Sin embargo, no era la única cita que tenía Puertollano con la Música. El PreWinter hizo sus delicias en el Krater Rock. El grupo Miners desató la delicia de los amantes del rock. La humorística, valiente y sentida expresión corporal de su vocal fue digno de aplauso. Para colmo, la presión para ellos era mayor. La inauguración del PreWinter Festival dejó el listón muy alto. Pubs como el propio Krater, Café Viena, Ícaro o Luna repasando éxitos ochenteros y noventeros aprovechando el 40º aniversario de la Movida madrileña. Mucho Pop, Estado Decepción, Ruinas Band o Versión Beta, entre otros grupos, provocaron que el olor industrial fuera sustituido por otro a cerveza al son del rock and roll.

Silvia Nogales | Imagen: Laura Ciudad – WHY NOT

Pero no hay mal que por bien no venga. La música es universal y uno debe ser consecuente con lo que piensa. Si se nos llena la boca a la hora de defender el acceso cultural para todo el mundo, los periodistas debemos aplicar con el ejemplo y apoyar a grupos con talento que lo desarrollan fuera de su horario laboral. Miners fue el claro reflejo y causó estupor en un público ubicado mayoritariamente en la edad adulta. Mi admiración aumentaba cuando veía como los años del DNI no eran sinónimo de aburrimiento mientras la escasa juventud espectadora tiraba de escepticismo.

Aquella circunstancia es el reflejo de una población que se ha visto envuelta bajo un idioma universal. Lo vertiginoso es que esto no ha hecho nada más comenzar y este fin de semana llegará el plato estrella: la cuarta edición del Winter Festival.

 

 

Imagen: Facebook del grupo Miners