La plataforma La Calle Suena ha denunciado a través de un comunicado que el Ayuntamiento de Madrid pretende imponer de forma unilateral un nuevo decreto que regulará la situación de los músicos callejeros. Por ello, piden una mesa de trabajo junto a vecinos y comerciantes que dé lugar a un decreto consensuado y coherente, capaz de solucionar los problemas actuales.

Los músicos callejeros denuncian que el nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid y la Concejalía del Distrito Centro no ha contado con ellos para elaborar un nuevo decreto para la interpretación de música de calle en este distrito. Por tanto, a través de un comunicado de la plataforma La Calle Suena piden que el Ayuntamiento paralice este decreto y que habiliten de forma inmediata una mesa de trabajo en la que participen vecinos y comerciantes.

De esta manera, piden un decreto “consensuado y coherente” que sirva para solucionar las problemáticas actuales. Esta plataforma ya participó en la elaboración del actual decreto, pero el nuevo equipo de gobierno no ha querido contar con su experiencia y su punto de vista en esta ocasión, a pesar de sus numerosos ofrecimientos a lo largo de los últimos siete meses.

Los músicos afirman que el sistema de sorteo, unido a un cupo en el número de autorizaciones semestrales y a la limitación del número de componentes por grupo que pretende imponer el Ayuntamiento, dejaría en situación de ilegalidad a muchos músicos. Es necesario recordar que hace unos días el Ayuntamiento informó de que limitaría a 450 las autorizaciones a músicos callejeros. Por tanto, si las solicitudes superan esta cifra, se realizará un sorteo.

De aprobarse este nuevo decreto, los músicos se verían obligados a dejar de actuar o a hacerlo a expensas de recibir una multa. Además, esta medida supone que muchos grupos con propuestas interesantes tendrán que dejar de tocar en la calle si algún componente de la banda no tienen la autorización. Por tanto, la plataforma denuncia que la calidad musical de las calles de la capital bajará considerablemente.

Sin embargo, no solo supondrá un perjuicio para los propios músicos, ya que los vecinos también se verán afectados. La nueva normativa obligará a que los músicos se trasladen a zonas no autorizadas, por lo que generarán molestias a los vecinos y las asociaciones de música de calle no podrán controlar la situación, pues los músicos sin derechos tampoco tendrán deberes. A esto se le suma la prohibición total de los músicos callejeros en la calle Preciados. En este lugar, por ejemplo, tocaba Borja Catanesi, un músico reconocido y ganador del primer premio en la categoría de música urbana en los Universal Street Games de Estados Unidos.

Los músicos no entienden que les prohíban tocar en zonas donde antes no había problema y, además, denuncian la falta de información y de control en aquellos lugares en los que ya estaban prohibidas las interpretaciones, como la Plaza Mayor o Santa Ana. En estas zonas se generan molestias desde hace algunos años, puesto que en torno a una decena de personas actúan sin respetar la normativa. Por tanto, el comunicado finaliza con una reflexión importante: “Si este nuevo decreto lo que hace es dejar a más músicos en situación ilegal, ¿cómo se lograrán controlar todas las zonas de distrito centro y frenar los problemas que ya existían?

 

Imagen principal: Plataforma La Calle Suena