Xavibo hizo vibrar la sala Shoko en este fin de gira de ‘Summer Without You’ tan especial el pasado 31 de enero, tras  12 intensos conciertos recorriendo la geografía española. Acompañado por Marc Seguí y Óscar Fernández, Xavibo fue todo un huracán de sentimientos, irreverencia, pasión y mostró un vínculo inquebrantable con su público.

Las puertas de la sala se abrieron pasadas las 19:00 horas para dar paso a unas 700 personas, aproximadamente. Ya desde el inicio se percibía un ambiente vibrante que fue ‘in crescendo’ cuando hicieron acto de presencia los teloneros, encargados de generar un altísimo grado de expectación. Dj Elfo, llegado desde Palma de Mallorca, fue el encargado de abrir el concierto, con un set que recopilaba los últimos temas de la música urbana que el público no dudo en bailar en la pista. Posteriormente, se le unieron Str y Bizen, formando así el primer grupo de la noche.

Imagen: Ainhoa Ortega – WHY NOT

Por último, Saudade, el emergente grupo femenino de música urbana, cerró esta tanda de teloneros. A ellas se unió Delgao. Rozando las 21:00 horas apareció Óscar Fernández sobre el escenario como DJ al mando de la mesa de sonidos y, tras un breve set, por fin Xavibo, acompañado vocalmente por Marc Seguí, dieron comienzo al show; los allí presentes no tardan en corear sus nombres.

Imagen: Ainhoa Ortega – WHY NOT

Pese a algunos problemas iniciales de sonido, que se fueron solventando eficazmente, la velada estuvo cargada de adrenalina y talento. Así se pudo comprobar cuando interpretaron Paradójica, Púrpura o el descarado For the Win. Por supuesto, todas las canciones eran grandes conocidas entre los allí presentes. Xavibo, que se atrevió a rapear ‘a capella’, recordó “rozando lo políticamente incorrecto” a una chica que conoció en Malasaña. También hubo momento para interpretar temas inéditos.

Xavibo | Imagen: Ainhoa Ortega – WHY NOT

Uno de los momentos más divertidos  y espontáneos del evento, sin duda, fue el reparto de pizza entre el público, que claramente disfrutó de aquel gesto. También, ante unos espectadores tan entregados, Xavibo lanzó una de las camisetas que forman parte del merchandising. Posteriormente, a modo de broma, invitó al público a corear el nombre de Babi “como ladrona de beats. Lo cierto es que todos demandan una colaboración entre ambos.

Gama de emociones

En contraste con estos simpáticos momentos, llegó el turno de Todo se va. Se trata de una de las canciones más personales del artista, por lo que a más de uno se le saltaron las lágrimas; y no es para menos. Entendiéndolo así, el público no dudó en respardarle de una forma especial durante este tema.

Xavibo, sentado frente a todos y bajo un foco, dejó claro lo importante que es dejar a un lado las convenciones sociales sobre la expresión de las emociones y el tener que ponerse corazas cuando asoma el gris. Y es importante que todos seamos capaces de hacer lo mismo, ya que, como él mismo dijo, “estamos muy acostumbrados a pensar, pero muy poco acostumbrados a sentir.”

Xavibo | Imagen: Ainhoa Ortega – WHY NOT

En la línea de una música en la que prima la liricalidad y la introspección, llegó Ceniza, Dándole vueltas y Mientras duela. Mientras interpretaba Deshacer recordó que el amor es infinito mientras duela. No va a volver fue coreado por todos los asistentes y estuvo marcado por la magia de Marc Seguí. También cantó en solitario Si nos vamos y, antes de cerrar la noche y con la botella de ron presente, llegó el turno de Colocaos x Madrid, que sonó como nunca en Shoko.

Sin duda, Xavibo seguirá creciendo exponencialmente y es que se lo tiene merecido tras el tesón -incluido el de su gran equipo- y la sinceridad que muestra sobre el escenario. Además, ¡muy pronto podréis disfrutar de la entrevista que le hicimos horas antes de su actuación, en la que nos habla de este concierto y de sus próximos proyectos!

 

 

Imagen principal: Ainhoa Ortega – WHY NOT