Mr. Kilombo llenó de buen rollo y energía la sala But de Madrid el pasado viernes 24 de enero, una semana antes de lanzar su nuevo disco. Este concierto se enmarca dentro del Inverfest, el festival de invierno de Madrid.

Con todas las entradas vendidas, Mr. Kilombo se subió al escenario de la sala But de Madrid pasadas las 21:00 horas. Se atrevió a comenzar la noche con Cortocircuitos, un tema totalmente inédito, aunque algunos ya habían tenido oportunidad de escucharlo en directo. Sin embargo, pronto comenzaron a sonar las canciones que se incluyen en su anterior trabajo discográfico: Reconciliarme con el amor y Rey y mendigo.

¡Qué disparate es este! ¡Qué locura!“, decía Miki. Explicó que habían decidido arriesgarse y empezar el concierto con una canción que solo escucharon algunos hace un año y medio en la Joy Eslava. Precisamente la canción que da nombre al disco que verá la luz el próximo 31 de enero. También advirtió que a lo largo de la noche mezclaría temas actuales con otros del pasado. Por eso continuó con Por Su Camino, la canción que ha sido el segundo adelanto de su nuevo disco y que comparte con Macaco; continuó con un nuevo salto al pasado, concretamente a 2014, con Mírame.

A falta de una semana para la salida de su nuevo disco, el público pudo adquirirlo en formato físico en la sala; por eso, Miki afirmaba que, de alguna manera, “estaba de parto.” Después de un año de trabajo, se podía palpar su emoción y su ilusión ante lo que está a punto de nacer: las canciones que forman parte de Cortocircuitos dejarán solo suyas y pasarán a ser de toda esa gente que disfruta con su música. Con “sigo buscando nosequé y lo raro es que a veces lo encuentro” continuó la noche, seguido de Todo Cambia, Baile de disfraces y Na de mí.

En Plena Calle es una canción que salió hace apenas una semana y que cuenta la historia de un alma libre que siempre estará dispuesta a pagar el precio de la libertad. Y nadie mejor para compartirla, en palabras de Miki, que su gran amiga Milena Brody. La sala se volcó con la cantante en una versión de un tema que comienza a dar sus primeros pasos. Como la noche iba de saltos al presente y al pasado, continuó con Quédate a mi lao e invitó al público a corear el estribillo, siempre y cuando no se empeñaran en pronunciar todas las letras. Y así fue, porque el público le acompañó desde la primera estrofa hasta la última.

Mr. Kilombo y Milena Brody | Imagen: Ángela Merino – WHY NOT

El buen rollo que se respiraba en la sala siguió al ritmo de “Trampas, estás haciendo trampas. Trampas, para ganar la partida...” Le sucedió Cabecita Loca y sus míticas Preguntas. Acto seguido, pidió silencio para tocar Una canción nada más, ya que era la primera vez que la tocaban en directo. Después llegó Sinmigo, sin duda, una de las canciones más bonitas y con más verdad de Mr. Kilombo: “No pienso ser tu espía ni tu mejor amigo. Quiero que ames libre, aunque sea sinmigo. Hay que soltar con fuerza, dejar que llueva mares. Llenarnos la cabeza de pájaros de portugales.”

Miki definió la noche como “una puta locura” y no era para menos. Tiempo al tiempo, Tal como vino y Tarde otra vez anunciaban que la noche estaba llegando a su fin. Después de presentar a todos los componentes de la gran banda que estaba sobre el escenario, se despidió del público de la capital. No pudo resistirse al mítico “‘¡Otra, otra!” y volvió sobre el escenario: todavía quedaban canciones que no podían faltar en una noche como esta. “Se supone que hay que terminar súper arriba, pero vamos a darnos este lujo porque esta canción no podemos irnos sin tocarla“, dijo antes de que comenzara a sonar Cómo si no pasara na. Antes de despedirse anunció que estaría firmando discos después del concierto y, por supuesto, volvió a darle las gracias a aquel maravilloso público que le había acompañado. A Miki le faltaron adjetivos para describir la locura que se había vivido aquella noche: “Esto ha sido increíble, inolvidable…”

Mr. Kilombo en la sala But | Imagen: Ángela Merino – WHY NOT

Y hablando de adjetivos, la noche tenía que terminar con otro. Al grito de “somosinvencibles”, Mr. Kilombo cerró una noche que difícilmente va a olvidar. Sin duda, un gran chute de energía antes del lanzamiento de un disco que le traerá todas las alegrías del mundo, porque Miki es energía, buen rollo y música. Así, la capital fue testigo de la fuerza que transmite sobre el escenario y el público salió de la sala But sintiéndose un poco más ‘invencible’.

 

 

Imagen principal: Ángela Merino – WHY NOT