El Tour Incendios de Dani Fernández pasó por La Riviera el pasado jueves 26 de diciembre en un concierto que no olvidará. Yoly Saa abrió el show, mientras que Dani estuvo acompañado en el escenario por Marta Soto y Lucas Colman.

Dani Fernández colgó el cartel de ‘no hay entradas’ en La Riviera para acoger su último concierto del año, uno más dentro del Tour Incendios. La sala comenzó a llenarse y minutos antes de las 21:00, Yoly Saa subió al escenario para abrir el concierto. La gallega no dudó en darle las gracias a Dani por la oportunidad de cantar en La Riviera ante su público: “Hace un año y medio que estoy en tierras madrileñas y si me llegan a decir en un año que hoy estaría aquí, no me lo creería.” Yoly aprovechó para presentar sus canciones y, entre ellas, De seis a seis, su primer single. Según contó, es una canción muy especial para ella y la compartió con Marta Soto en la Joy Eslava; en esta ocasión, La Riviera también pudo disfrutarla.

Una vez que Yoly Saa se bajó del escenario, llegó el momento más esperado de la noche. Tras proyectar un breve vídeo en las pantallas de La Riviera e iniciar una cuenta atrás, Dani saltó al escenario con En Llamas, la banda sonora perfecta de la noche. Después de Miedo, saludó al público que abarrotaba la sala y recordó la primera vez que pisó La Riviera, desde abajo del escenario y viendo a Supersubmarina. A esta presentación le sucedió Soldadito de Hierro y una canción que habla de cuando dos personas tienen miedo de quererse: Siento Vértigo.

Dani Fernández en La Riviera | Imagen: Ángela Merino – WHY NOT

Perdido en Madrid es una de las canciones más especiales de Dani y el público enloqueció cuando comenzó a explicar la historia que se esconde detrás: “Hay una canción que hablaba de sentimientos que no se pueden hacer realidad. Escribí la canción en uno de mis peores momentos, pero ahora cada vez que la escucho tiene un sabor diferente. Habla de esta ciudad.” A esta le sucedió Perdona (Ahora sí que sí) y una canción que fue un sueño cumplido para él. Todo comenzó cuando hace un tiempo publicó una versión de No saben de ti, de Andrés Suárez, que resumía a la perfección lo que estaba pasando en su vida. “Hay veces que las canciones que escuchamos son perfectamente historias nuestras que están escritas para nuestras historias. Andrés Suárez me llamó un día y me dijo: ‘Tengo una canción para ti’.” Esto dio lugar a 6 de septiembre, un regalo que Andrés le hizo a Dani y que ambos nos hicieron a los amantes de la música.

Estrella Polar, de Pereza, dio lugar a uno de los momentos más emotivos a la noche. Junto a Víctor Elías al teclado, Dani comenzó a entonar Ahora, una canción que salió de un momento malo y que terminó convirtiéndose en uno de los más bonitos del concierto. “Como he dicho antes, nunca imaginé que podía estar esta noche aquí, en la Sala La Riviera, después de 3 años de duro trabajo. Es cierto que hoy voy a intentar no recordar en exceso ese tiempo en el que, seguro que a todos nos ha pasado, que hemos estado en un agujero. A mí hace 3 años, la vida me dio un latigazo. La primera vez que toqué en la Sala Caracol mis canciones, pensé que nadie quería escucharlas. Siempre dije: ‘Con las discotecas que hay, ¿quién va a querer escuchar canciones tristes?‘ Entonces seguí escribiendo, seguí haciendo mi movida, saliéndome de lo que la gente podía pensar. Me guié por el corazón y esta noche me hace muy feliz poder cantar esta canción, que fue la primera que escribí desde el salón de mi casa, muy jodido. Y hacerla tal cual la escribí, junto a dos amigos que estaban en casa viendo como lloraba. ¿Quién no ha llorado alguna vez?”, contó.

Dani Fernández en La Riviera | Imagen: Ángela Merino – WHY NOT

La noche continuó con No te pido que vuelvas, y a mitad de la canción, apareció sobre el escenario una de las mejores voces del panorama nacional. Dani tenía claro que Marta Soto tenía que subirse con él al escenario de La Riviera, a su casa, y su público la acogió de la mejor forma posible. Y en casa, la familia no puede faltar, por lo que no se olvidó de todas las personas que permiten que Dani siga soñando. “Es complicado en este mundo en el que vivimos que confíe en ti al 100%. Yo tengo la suerte de tener a los mejores, de mirarles y saber lo que queremos”, dijo. Por eso, no se quiso olvidar de Warner Music ni de The Music Republic; pero, sobre todo, de dos personas que han hecho que su vida cambie: Magí Torras y Franchejo. Dani pidió al público que cantara fuerte para que continuara la noche, y así fue con Te esperaré toda la vida.

Entre canción y canción de Incendios, también hubo tiempo para las versiones. En este caso, entonó Emborracharme de Lori Meyers, y dio paso a la segunda y última colaboración de la noche: “La gente, incluida nosotros, dentro de la música, nos pensamos que los amigos no existen. Y te puedo decir que la persona que voy a invitar a cantar conmigo es un amigo que a mí me ha demostrado que se puede tener conexión, que más allá de la música, de las letras y de las cosas que podamos hacer, hay conexión“. Con una presentación que habla por sí sola, Lucas Colman subió al escenario entre aplausos para compartir María.

Para mí, hoy es el día más importante de mi vida“, confesó Dani antes de continuar la noche. Aún así, aseguró que no estaba nervioso porque todavía no se creía lo que estaba pasando. “Mi padre sabrá las veces que hemos viajado a Madrid, hemos cogido el tren, todos los miércoles a las 16:30 para llegar aquí, dar una clase de 45 minutos y volvernos otra vez, una hora y media a mi pueblo. El recordar todos esos momentos, llegar aquí y veros a cada uno de vosotros, me sigue dando fuerzas para poder seguir haciéndolo igual. Simplemente es música que sale del corazón, música que sale de lo que yo siento en cada momento”, continuó. También recordó los momentos bonitos que le ha regalado la música en el pasado, sin olvidarse de darle las gracias a cada persona que ha comprado una entrada, que le dedica su tiempo; a esto, Dani añadió que “la música en directo sigue viva gracias a cada uno de vosotros.” Y es cierto que, en los tiempos que corren, las personas que compran y regalan música hacen el mundo más bonito, pero artistas como Dani hacen que la música en directo valga la pena. 

Dani Fernández en La Riviera | Imagen: Ángela Merino – WHY NOT

Y te diré fue la siguiente canción, junto con La casa de Inés y un “si hay silencio, vamos viendo”, que terminó con Dani interpretando esta mítica canción sin amplificación. Disparos fue la penúltima canción y, como todas las cosas buenas se terminan, el concierto llegó a su fin con un Bailemos interminable. Ni Dani quería bajarse del escenario, ni el público que lo hiciera, por eso no se quiso marchar sin pedir un aplauso para cada uno de los miembros de su banda. Y precisamente una estrofa de esta última canción describía lo que se estaba viviendo en La Riviera: “Que dure este minuto cien años más.” Con la banda sonora de Peaky Blinders de fondo terminó una noche que Dani no olvidará, ni tampoco las 2.300 almas que le acompañaron en un verdadero incendio de emociones.

 

 

Imagen principal: Ángela Merino – WHY NOT