Caña y Media presentaron su nuevo disco, ‘Unidas y Diversas’, en la sala Alive de Madrid. Ombligo fueron los encargados de abrir la noche.

Con todas las entradas vendidas, Caña y Media llegó a la céntrica Sala Alive para presentar su nuevo disco. Sin embargo, antes de que subieran al escenario lo harían Ombligo, con Ana a la voz y al violín y Ángel a la guitarra, silbidos y coros. Comenzaron la noche con Caos Planificado y Ana explicó la historia de la segunda canción de la noche, Un mosquito en Huertas. “Cuenta la historia de un mosquito guiri que viene a Madrid de vacaciones y sale de fiesta por la calle Huertas. Le empiezan a ofrecer chupitos gratis, entra a por los chupitos gratis; después de unos cuantos acaba un poco ‘piripi’ y decide ir a un tablao flamenco. Se empieza a agobiar porque no es un sitio muy cómodo para la vida de un mosquito, por eso de las palmas y el taconeo. Teme por su vida. Decide llamar a sus colegas mosquitos guiris para hacer una invasión de mosquitos guiris en el tablao. Es una canción instrumental”, terminó diciendo entre risas.

Ombligo | Imagen: Ángela Merino – WHY NOT

Ángel le dio las gracias a Caña y Media por la invitación y continuaron con la canción que definieron como “la primera canción de amor de la noche.” A continuación, la canción con el título más largo, pero la que menos dura: El pequeño Timmy está en apuros pero saldrá ileso como en anteriores ocasiones. Continuaron pidiendo silencio para tocar una canción muy bajita, a la vez que Ángel decía entre risas: “Sois el mejor público del mundo. Esto no se lo decimos a todos.”

Terminaron su concierto anunciando que el próximo 5 de marzo presentarán su disco La evolución de las pelusas en la Sala Galileo. Cinco minutos después, Caña y Media subía al escenario: “Bienvenidas, bienvenidos, ha llegado el día. Dice así: abre los oídos, enciende los motores, hoy venimos a bailar todas las canciones, relaja la cadera y que tu cuerpo sienta. Caña y Media vuelve, esta noche está de vuelta, mientras dejen bolsos y chaquetas, unidas y diversas, esta noche está de fiesta. Yo digo caña, tu dices media. Caña. Media.”

Comenzaron la noche con Estamos Ciegos, un tema que se incluye en su disco Lo que nos hace sonreír. “Decía el ejército zapatista que quería un mundo en el que cupieran muchos mundos. Y en eso estamos”. Así, continuaron con Utopía y su “Quiero un mundo donde quepan muchos mundos, tenemos la razón, por eso voy y lo difundo.” Para la siguiente ocasión, Serenata al miedo, quisieron invitar al escenario a Edu, cantante del grupo Cristosaurio, a la vez que agradecían al público por hacer sold out. “Esta canción habla de las rayadas de cabeza que tenemos a veces, que nos montamos unas pelis con nuestras inseguridades y nuestro miedos. Recordad que tenéis derecho a no tener miedo.”

Edu de Cristosarurio | Imagen: Ángela Merino – WHY NOT

Continuaron con “una canción que es de cerrar conciertos”: Una Mentira, y prosiguieron hablando del gran problema del mundo: el ser humano, con Ser. “Si todos tuviéramos lo mismo, ¿tú qué tendrías? Más o menos?”, dijeron antes de dar paso a Soy capitalista y el “somos esclavas del maldito dinero, del capitalismo que devora el mundo entero.” Marta presentó el siguiente bloque del concierto, con una temática explícitamente feminista. “He aprendido que la música y la lucha van de la mano. Aparte de acciones maravillosas, creo que podemos aportar un granito de arena a que el mundo sea más bonito”, dijo antes de que comenzara a sonar ¿Cuántas más?

“¿Cuántas más han de caer para que el mundo lo pueda ver? Es una puta vergüenza que tengamos que gritar que no nos matéis más. Y con esta rabia dentro, yo no puedo respirar, pero tengo que luchar.”

Marta de Caña y Media | Imagen: Ángela Merino – WHY NOT

Caña y Media siguió el concierto con M.A.C.H.O.S. y con Gracias, una canción dedicada a “esas personas que nos acompañan en nuestro proceso de aprendizaje y nos sustentan.” Poco después anunciaron que el concierto estaba llegando a su fin, aunque antes, Javi y Marta se cambiaron los papeles. “Esta canción se llama Bio-Lencia porque he ido creciendo con el mensaje de que la violencia era algo que formaba parte de mi ADN, que la competición desde pequeños y el enfrentarnos y el competir forma parte de la vida. Esto es una rebelación contra esa ‘bio-lencia’ que parece que es biológica de nuestro ADN, pero que no, estamos hechos y hechas para amar y para colaborar.”

Javi de Caña y Media | Imagen: Ángela Merino – WHY NOT

La noche continuó con A Ti Libertad, un tema que quisieron aprovechar para dedicarle a los chavales de Altsasua, que llevan tres años en la cárcel por una pelea de bar. Al mensaje que lanzaron les acompañaba una pancarta detrás del escenario que pedía el fin de los montajes policiales. “Nos quieren iguales y nos tendrán diversas”, gritaban justo antes de Diversa. 

“A toda esa gente que siembra odio, que siga con su odio de mierda, que siempre nos tendrán enfrente”, gritaba Soplo. Al grito de “La lucha será feminista o no será” y “No es no” anunciaron la última canción de la noche, no sin antes dar las gracias a todas las personas que habían llenado la sala. Como no podía ser de otra manera, Unidas fue la canción que cerró el concierto con su “Unidas somos mucho más, combatimos con fuerza. Tocan a una, gritan las demás. No aguantamos más mierda”.

Al grito de “La sororidad es la piedra angular del feminismo” se despidieron de la Sala Alive. Al principio del concierto confesaron que pretenden aportar su granito de arena para que el mundo sea más bonito y, sin duda, con noches así, consiguen hacerlo un poco más justo.

 

Imagen principal: Ángela Merino – WHY NOT