Alfred García despedía anoche su gira, “1016 Tour”, después de casi un año girando por toda España. El cantante inundó el Sant Jordi Club de emoción y nostalgia y comprobó que las luces, y sus fans, le seguirán allá donde vaya. 

Un Sant Jordi Club lleno esperaba con ganas la llegada de Alfred García al escenario. Las luces de la sala se apagaban y la euforia salía por los poros de la piel de cada uno de los asistentes. Alfred aparecía detrás de un telón blanco y entonaba la primera canción, ese Georgia on my mind que cautivó a todos en la Gala 0 de Operación Triunfo, el sitio donde empezó todo.

Después de 1016, un tema rockero que llenó el Sant Jordi de confeti, llegó un momento muy especial con Que nos sigan las luces.  El público, totalmente entregado, iluminó el recinto y cantó más fuerte que nunca con el artista.

Alfred confesaba a todos los presentes que ahí dentro quería que se sintieran “libres para hacer lo que les diera la gana”. El cantante les daba las gracias y agradecía la presencia de cada uno de los asistentes: “vosotros sois mi casa”.

Con Lo que puedo dar y Don’t stop the music llegaba el turno de De la tierra hasta marte, un tema que acompañó al piano. Los fans pudieron disfrutar del videoclip de la canción que se plasmó en la pantalla central del escenario. Ahí empezaba la visualización del cortometraje El círculo rojo, un documental que está incluido en la reedición de su disco que muestra un paralelismo entre la vida que podría haber tenido si no hubiera dado el salto a la fama y la vida que tiene ahora.

Alfred García en Alcalá de Henares | Imagen: Jessica Marino

UNA NOCHE LLENA DE COLABORACIONES

El concierto seguía y empezaban a aparecer las colaboraciones con las que el artista había querido sorprender a su público. Raul Gómez acompañaba al artista con WonderAlguer Miquel, cantante de Txarango, cantaba Crema la nit, la colaboración incluida en la reedición del disco 1016.

Después de cantar alguno de los temas que interpretó en la academia de Operación Triunfo, (Insurrección, Maldita dulzura, La chica de ayer) salía al escenario Rayden para acompañar al artista con Comunicado Oficial, una colaboración que también incluyeron en la reedición del álbum. También cantó Cicatriz al lado de Isma Romero, un tema encandilador que emocionó a todos los asistentes.

Después de interpretar Sevilla, llegaba Por si te hace falta, la canción con la que Alfred y Bely Basarte erizaron la piel con sus voces e inundaron de lágrimas el Sant Jordi Club. Miradas de complicidad y abrazos entre el público acompañaban la bonita balada que el cantante escribió para sus compañeros de OT. La última colaboración de la noche fue Dani Fernández que disfrutó con Madrid, un tema que el público coreó a todo pulmón.

ARTISTA DE LOS PIES A LA CABEZA

Alfred demostró sus dotes musicales acompañando sus canciones con sus instrumentos, sus compañeros incondicionales en cada uno de sus conciertos. Con Barcelona, Londres y La ciudad el artista se acompañaba con el piano con delicadeza y demostrando el músico en el que se ha convertido. Tres temas muy especiales e intimistas que volvieron a desatar las lágrimas de los fans.  También sacó su guitarra para complementar temas más movidos como Volver a empezar. El artista también se lanzó a hacer un sólo de trombón, el instrumento que lleva tocando des de bien pequeñito y que domina a la perfección.

El cantante también quiso agradecer a su pueblo, el Prat del Llobregat, todo lo que le ha dado. Rindió homenaje al lugar dónde creció y aprendió con El himno del prat, una canción que incluyó en su disco y que ahora conoce todo el país.

Alfred en el Sant Jordi Club | Imagen: @palausantjordi

EL VERDADERO FIN DE GIRA

El concierto entraba en la recta final y un Alfred nostálgico no se quiso ir sin agradecer a todas y cada una de las personas que habían hecho posible este show. Agradeció a todo su equipo y a sus músicos sin olvidarse de la gente que le ha dado vida a esta gira: sus fans. “Gracias a todos los que venís a mis conciertos, gracias a todos los que compráis música”, dijo emocionado.

“Con la libertad de marcharnos y la promesa de volver” Alfred García daba paso a los últimos temas de la noche. Con Let me go y 360 anunciaba una sorpresa exclusiva para todos los presentes: a las doce de la noche, Amar volar al invierno se convertía en nuevo single acompañado de un nuevo videoclip. Los asistentes tenían el privilegio de verlo antes que nadie mientras el cantante interpretaba esta última canción. Para hacerlo no dudó en invitar al escenario a todos los artistas que le habían acompañado en esta noche tan especial. El show terminaba por todo lo alto con un ambiente de fiesta lleno de confeti y con un Alfred pletórico agradecido y entregado a todos sus fans.

Sin duda, un artista que ha conseguido hacerse un hueco en el panorama musical español y que ha demostrado con creces que su lugar en el mundo está ahí, encima de un escenario. Alfred, coge aire y vuelve, que tus fans ya te están esperando.

 

 

Imagen principal: Palau Sant Jordi