Charlie Cámara presentó el viernes en la Sala Alive de Madrid su nuevo EP, ‘Química y Demolición’, en un concierto muy especial y en el que estuvieron muy bien acompañados.

¿Hay mejor plan para una noche de viernes que un buen concierto en una sala de la capital? La respuesta es no y Charlie Cámara lo demostró anoche. Dos grandes bandas se dieron cita en la Sala Alive; la primera, Onse, para abrir el concierto de la segunda, que presentaba su nuevo EP.

A las 21:30, Onse subió al escenario para abrir el concierto y presentar los temas de su EP Marzo. La noche comenzó con Cuando no cantas y continuó con agradecimientos a Charlie Cámara:Presenta hoy un proyecto súper bonito, súper chulo, y tenemos el lujazo de que nos haya ofrecido abrir el concierto.” Con Nieve Blanca y Temas Pendientes terminó la “parte más intensa de su concierto”, tal y como ellos mismos la definieron, para dar paso a la “parte más rock and roll.”

A ritmo de “Dame rock and roll y no me des problemas“, su concierto iba llegando al final. No sin antes tocar otro de los temas que se incluyen en el disco y con el que pusieron patas arriba la Sala Alive. Con Baila, Baila y un estribillo que no quería terminar, Onse se bajó del escenario entre aplausos para dar paso a los protagonistas de la noche.

Este concierto era especial para Charlie Cámara, ya que era la primera vez que tocaban como banda. Además, estaban de enhorabuena porque el mismo viernes lanzaron su EP Química y Demolición. Después de mucho tiempo esperando el momento, los nervios que Charlie parecía tener antes de comenzar el concierto se transformaron en seguridad sobre el escenario.

Con “Tarde de martes, canción cobarde, te tengo calada, vas a matarme” arrancó el concierto, le siguió Algo de Luz y el mítico “No puede ser casualidad, que me hayas llevado por delante y que yo siga detrás.” Después de las tres primeras canciones de la noche, Charlie pidió un aplauso para el público y adelantó la historia que se esconde detrás de la siguiente canción.

“Llevaba mucho tiempo sin subirme a un escenario para hacer cosas de estas. Ha sido por una serie de cosas y creo que esta es la canción que explica un poco el por qué de la ausencia y se llama Sembrando incendios.”

La siguiente canción de la noche fue especial, nunca la habían tocado, ni en acústico ni en directo, por lo que querían inmortalizar el momento: “Para que veáis lo que nos gusta esta canción que la quiero dejar grabada.” Charlie estaba emocionado por la gente que llenó la Sala Alive, por los que le sigue en todos los escenarios y por los músicos tan grandes que le rodean. Aprovechando el calor de un momento tan especial, pidió al público que diera unos pasos y se acercara al escenario.

Como si de una metáfora se tratase, pasó del calor del público al frío de Madrid con la segunda canción del EP, Ventisca. La noche continuó, no sin antes pedir un fortísimo aplauso para Onse y pedirle al público que les siguieran en sus redes sociales. Después de Ventisca y Con La Misma Frecuencia, llegó la tercera canción del EP, uno de esos temas que esconden una reflexión y que Charlie aprovechó para compartir.

“Vamos a seguir en el orden del EP. Hemos hecho Canción Cobarde y Ventisca, ahora vamos a ir con la tercera: Fuegos Artificiales. Esta canción invita un poco a reflexionar sobre esas cosas en la vida que no nos pasan, pero que nos pasan de alguna manera. Cosas que son invisibles, que parece que son ficciones, pero que pueden tener un efecto. Citando a Luis García Montero, “como la luz de un sueño que no raya en el mundo pero existe, así he vivido yo, iluminando esa parte de ti que no conoces”. Entonces escribí esta canción un poco por esa idea, por las cosas que parece que no son reales, pero que dejan peaje.”

Para continuar con el rock and roll, Juanma, cantante de Onse, volvió a subir al escenario para compartir Dentro De La Ley, la mítica canción de Los Zigarros. El público bailó y disfrutó de su actuación, pero Charlie avisaba de que el siguiente tema daría paso a uno de los momentos más intensos de la noche. Siguiendo con el orden del EP, llegó el turno de Sombras; la banda bajó del escenario y tan solo quedó Charlie y Nacho, a la mandolina. “Esta es para que saquéis los mecheritos, las linternas de los móviles y esas cosas.”

Nadie ha ido a La Latina a tirarse por el puente, ¿no? Estamos todos“, decía entre risas al terminar y aprovechaba para pedir un aplauso a la banda, que volvía al escenario. Charlie cogió la armónica y presentó la siguiente canción. Avisó de que no es la canción más cañera del mundo, pero podía llegar a donde el público quisiera. Todas Las Palabras Tiemblan es el tema que cierra el EP y con el que parecía que se acababa el concierto.

Sin embargo, el público estaba dispuesto a escuchar más y entre gritos pedían “¡Otra, otra!”¿Queréis más? No tenemos más ensayadas, pero podemos ver qué hacemos“, mientras pedía otro fuerte aplauso “por haber sido un público tan grande.” Charlie sabía que al público le había gustado el rock and roll, por lo que siguieron al ritmo de “Me acuesto con otras y me vuelvo a acordar, al terminar, al terminar…“. El cantante aprovechó para presentar a los músicos que le acompañaron: Clau Cristobal al bajo; desde Argentina, Franco Callaci, al teclado; Dani García, en la batería y “el guitar hero”, Nacho Ortiz. “Yo soy Charlie, muchísimas gracias.”

La banda se resistía a bajarse del escenario y el público tampoco quería que lo hicieran. Continuaron con Colmillo Blanco y anunciaron que la siguiente sería la última canción de la noche. Esta vez de verdad. Entre un inmenso “Ohhh”, volvió a dar las gracias al público y confesó los miedos que les rondaban en la cabeza cuando decidieron hacer este concierto. Continuó pidiendo aplausos para todos los que han hecho que la noche del 25 de octubre quede grabada en su memoria: el público, Onse, Fernando, la Sala Alive y, por supuesto, la banda.

Entre gritos, aplausos y abrazos se bajaron del escenario, con una emoción e ilusión contagiosa. También con la sensación del trabajo bien hecho, de la recompensa después de mucho tiempo y de un concierto de presentación que será el primero de una exitosa carrera. Apostamos por el talento y por las bandas emergentes, y Charlie Cámara es una de esas que se cruzan en tu camino y hacen mejor una noche de viernes, pero también un domingo por la tarde.

 

 

Imagen principal: Diego García (Charlie Cámara vía Instagram)