Hace cinco años murió Roberto Cairo, dejando atrás al emblemático Desiderio y de este modo, Cuéntame como pasó perdía un trozo importante de su trama. ¿Qué ha ocurrido durante estos cinco años sin su persona?

El tiempo corre a la velocidad de tren Avant en dirección a Madrid-Puerta de Atocha. Este hecho supone que lo bueno se saborea en un santiamén y que los momentos dolorosos se van sanando con el tiempo. No obstante, por mucho que se hayan dormido recuerdos de cuerpos muertos, los aniversarios reviven a las almas que dejaron grandes huellas.

Una es la de Roberto Cairo, actor que desarrolló un gran papel en Cuéntame como pasó. Su rol era ni más ni menos que ser Desi, el mejor amigo de Antonio Alcántara. Repentinamente, un día caluroso de agosto de 2014 fue el momento en el que el cáncer se lo llevó por delante.

Roberto Cairo e Imanol Arias

Además de llorar una pérdida humana, esta mítica serie se desprendía uno de sus principales valedores que la han hecho legendaria. Es cierto que actualmente hay actores como Guillermo Montesinos (Eladio), Juan Díaz (Samuel), Carmen Balagué (Cassandra) o Paloma Bloyd (Deborah), pero las escenas que dejaron el propio Cairo, Tony Leblanc o Alicia Hermida siempre quedarán para la historia.

De este modo, podemos decir que su muerte marcó un antes y un después. A algunos puede gustarles más esta etapa más familiar con menos carga histórica de la serie mientras que otros añoran la nostalgia de los años 70 del viejo reparto. Hay opiniones para todos los gustos, pero antes repasaremos cuatro de los momentos en los que Roberto Cairo hubiera dado que hablar en la serie:

1. Influencia en la bodega. En plena pelea con los Mauros, Antonio (Imanol Arias) y Merche (Ana Duato) lograron el dinero necesaria para sacar una bodega de pureza manchega y corazón Alcántara. Antes de iniciar el proyecto, la bronca padre-hijos fue sonora a inicios de la 16º temporada. El padre de familia se sentía solo ante la aventura que deseaba. ¿Quién sabe si el nivel de estrés hubiera disminuido ante la presencia de todo un gran amigo como era Desi en términos de consejos y consolaciones?

2. Lucha limpia de los Alcántara contra Sagrillas. El triunfo económico de esta mítica familia desglosado en la 17º temporada, incluido el de Miguel (Juan Echanove) como consecuencia de un gran herencia recibida, desembocó en un duro azote de sus raíces manchegas hacia nuestros protagonistas por la envidia que sumergían sus envidias. Lejos de conciliar, la respuesta de dicho árbol genealógico no arregló la situación.

Seguramente hubiera hecho falta un corazón imparcial y conciliador como el de Desiderio para que la sangre no llegara al río, tal y cómo ocurrió en mucho conflictos que rodearon a los “Milano y Mangarrianes”. De este modo, nunca se hubiera secuestrado a la hija de Miguel, Diana, y por ende, la trama no invitaría a eliminar a un actor de la envergadura de Juan Echanove.

3. Todo un pulmón ante el duelo humano que antepone a una pérdida humana. Sin embargo, hay veces que el destino toma el timón del ciclo vital y acaba invadiendo nuestros corazones con balas de tristeza. Por lo tanto, supongamos que la muerte de Miguel no se podría haber evitado.

A no ser que seas alguien que tiene su empatía en números negativos, todo ser humano lloraría la muerte de tu hermano o hermana, y más si ha sido tu confidente toda tu vida, por lo que la presencia de Desiderio en Antonio hubiera influido positivamente en el devenir de su vida, ya que sus caminos hubieran ido por otros derroteros. Eso sí, el patriarca nunca hubiera viajado a Londres y no estaría rodando la serie un actor que se está revalorizando como es Jorge Basanta. 

4. Nueva crisis del matrimonio Alcántara. La trama de esta serie suele enfocarse en argumentos cíclicos, por lo que tocaba hacer sangre en la relación Antonio-Merche. Parecía que la infidelidad de Antonio hace algunas temporadas suponía el mayor punto de inflexión para su matrimonio.

Nada más lejos de la realidad, la erosión predecida las mayores tormentas del ciclo vital acaba hasta con los cimientos más sólidos y la pareja de todos los españoles no iba a ser una excepción. Apena esta circunstancia, pero quizás, ante la presencia de un hermano en la sombra como era el flamante “canijo” hubiera incitado a su amigo que parara el grifo que no lanzara la gota que ha colmado el vaso.

 

Imagen principal: Cuéntame (TVE)