Manuel Carrasco presentó su último disco en la Plaza de Toros de Murcia el pasado 7 de junio ante miles de personas. Un concierto del que es obligatorio destacar su humildad y su entrega sobre el escenario.

Una sábana en la que se podía ver a un niño pequeño cubría el escenario. A las 22:00 horas, como estaba previsto, comenzaba el espectáculo. Una representación de luces sobre las pantallas, con las coordenadas de Murcia, daban paso al cantante. Sobre un banco, todo arrancaba con Me dijeron de Pequeño. Era entonces cuando todas las voces de los asistentes se fundían en una, dando una cálida bienvenida a Manuel Carrasco y su banda.

Yo quiero vivir y Aprieta eran las canciones encargadas de continuar el show. Aun en ese instante, el público no podía imaginar la de emociones y buenos momentos que vivirían durante las dos horas y media que duró el concierto. Era tras estas cuando el artista saludaba a su público: Buenas noches Murcia. Yo creo que la noche no nos va a pasar de largo. Vamos a intentar que sea inolvidable.

Los primeros días, canción de su último disco, daba paso a la ya mítica Que Nadie. Tema que en su momento interpretaba junto a Malú. Seguidamente, Manuel Carrasco regresaba a La Cruz del Mapa para alzar la voz en su canción más reivindicativa: a las personas tóxicas, al maltrato, al abuso, a la gente intolerante: le decimos Vete. Tal y como el onubense recita en este tema: vete ya, ella no quiere que rompas sus maneras, ella sueña con bailar en libertad porque ya no tiene miedo; una canción llena de rabia, pero a la vez con esperanza porque todo cambie. Después, Llámame Loco comenzaba a sonar.

Manuel Carrasco ante el público en Murcia / Imagen: Facebook del artista.

Hay canciones que son especiales. Esta es una canción con la que me han llegado muchas historias de superación. Hay canciones que traspasan y ayudan. Así presentaba Mujer de las mil batallas. Un tema que llena de esperanza y cariño. Escrito para acompañar en su lucha a todas las guerreras que plantan cara al cáncer de mama. 

Ya No y Te veo entre la gente precedían a Uno x Uno, de su álbum Bailar el Viento. Esta se convirtió en la canción más ovacionada de la noche. Ovación ante la que el cantante confesaba sentirse muy emocionado y agradecido. Ya que para él es muy bonito sentir todo ese cariño que aporta a su trabajo, de vuelta y multiplicado. Es de admirar la humildad, el cariño y la entrega que Manuel Carrasco presenta hacia sus seguidores. Una relación de admiración mutua. Volvía a sus orígenes con Menos Mal. Le seguían Soy Afortunado y Dispara Lentamente.

“Me gusta tu desplante provocado. Me gusta tu `me voy, pero te llamo´. Me gusta tu verdad más testaruda. Me gusta ser la fiesta en tu cintura. Me gusta tu mirada firme y loca. Me gusta cuando de lejos me tocas”. Comenzaba recitando la letra de Me Gusta, para después cantarla junto a la banda.

La noche avanzaba con temas que han acompañado al artista durante su carrera

Homenajeaba a aquellos que nos han dejado pero siguen brillando en nuestros corazones con Te espero en las estrellas. Momento en el que se paraba el tiempo.

Llegaba la hora de cantarle a los sueños. Por toda la gente que ha tenido el deseo de abandonar y tirar la toalla: No dejes de soñar. Se trata de uno de los himnos que el cantante lleva por bandera. Las gradas se levantaban al instante, todos cantaban llenos de ilusión.

Manuel Carrasco al piano en Murcia / Imagen: Facebook del artista

Después de cantar Tambores de Guerra, hacían un pequeño descanso. Para volver al escenario y cantar junto al piano una de las letras más emotivas y sinceras que ha escrito. Y es que, Mi única bandera es la canción que dedica a su hija dentro de su último disco.

Rozaba las dos horas de directo pero se resistía a abandonar el escenario

Uno de los momentos más apoteósicos era cuando sonaba Tan solo tú. Las luces, la banda, el público y el artista formaban un increíble espectáculo, en el que era imposible dejar de bailar y cantar.

“Por la calle Trapería, pasando por el Casino, no me importa si te veo, ni el premio del Gato Negro, si estás en Santo Domingo”. Así comenzaba la canción que Manuel Carrasco escribía a Murcia unos años atrás. Con esta, conseguía terminar de ganarse a su público, antes de finalizar el concierto con En el bar de los pesares y Qué bonito es querer.

Manuel Carrasco brilló sobre el escenario. Incitó a creer en uno mismo, a vivir, a soñar y a luchar por nuestros sueños. A pelear, a querer y a bailar el viento. Fue una noche llena de sentimientos, en la que el onubense demostró que la humildad también gana.

 

Imagen principal: Facebook Manuel Carrasco.