En WHY NOT analizaremos las medidas que se incluyen en los programas electorales de las principales fuerzas políticas, dividiéndolos en bloques y profundizando en las propuestas de cada partido.

En este artículo continuaremos repasando las medidas que proponen los principales partidos políticos de cara a las elecciones generales del 28 de abril, esta vez en materia de feminismo y violencia de género.

Partido Popular

El Partido Popular propone desarrollar el Pacto de Estado contra la violencia de género, dentro de los plazos y con la financiación prevista; además propone la colaboración con las administraciones públicas competentes, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la Fiscalía, el Poder Judicial, los medios de comunicación y las organizaciones sociales especializadas en violencia de genero. También proponen reformar el Código Penal para condenar con Prisión Permanente Revisable los casos de asesinato por violencia de género.

Por otro lado, pretenden reforzar las Campañas de Sensibilización, con especial atención en las mujeres del ámbito rural, la población inmigrante, los menores, adolescentes y las mujeres con discapacidad. Hacen especial mención a los menores víctimas de violencia de género y apuestan por promocionar la igualdad y la prevención en la educación, así como protocolos de actuación en los centros educativos.

Otras de sus medidas será el impulso de medidas específicas para promover la inserción laboral de las mujeres que hayan sido víctimas de la violencia de género, así como mejorar la coordinación entre las instituciones y administraciones implicadas en luchar contra esta lacra social.

Partido Socialista Obrero Español

Una de las medidas que propone el PSOE es el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, en todos sus ejes, y propone tener en cuenta las distintas realidades de las mujeres. Ponen el foco en las mujeres del ámbito rural, donde la violencia machista está silenciada e invisibilizada en muchas ocasiones; también en las mujeres mayores, las que sufren alguna discapacidad, las que pertenecen a minorías étnicas y las inmigrantes.

La igualdad de trato y de oportunidades entre hombres y mujeres en el empleo y la ocupación también es una prioridad para los socialistas, para que las mujeres consigan autonomía e independencia económica, así como incidir en eliminar la brecha salarial. Además, todo esto tendrá influencia tanto en el salario actual, como en el futuro y en las pensiones.

Por otro lado, aprobarán una Ley integral contra la trata de seres humanos en relación a la explotación sexual, estableciendo los mecanismos adecuados para la prevención y persecución, eliminando así la publicidad con contenido sexual. También proponen la recuperación integral de las personas que han sido explotadas, prestando especial atención a los menores. Y, por último, la reforma de la Ley de identidad de género, eliminando los requisitos relacionados con los diagnósticos médicos y facilitando el cambio de sexo y de nombre a los menores de 16 años. También una Ley integral para la igualdad de trato y la no discriminación por orientación sexual e identidad de género.

Manifestación contra la violencia de género | Imagen: Jean Pierre Gutiérrez

Unidas Podemos

En cuanto a feminismo y violencia de género, Unidas Podemos comienza asegurando que España no puede desear ni imaginar un horizonte que no sea morado, en el que las mujeres se encuentren libres de sufrir violencias machistas y puedan vivir su sexualidad y vida cotidiana con libertad; a la vez que pretenden conseguir un futuro en el que las mujeres tengan protagonismo en todas las esferas de la vida.

Una de sus prioridades es trabajar en una Constitución decididamente feminista que, entre otros aspectos, defina los cuidados como un derecho fundamental. También apuestan por implementar un Plan Estatal de Lucha contra las Violencias Machistas con una dotación anual de 600 millones de euros, haciendo hincapié en garantizar que los procesos judiciales y de denuncia tengan una perspectiva de género y que los profesionales que intervienen en dichos procesos tengan la formación necesaria. Así como abordar de inmediato un Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

Entre otras medidas, también proponen actualizar la definición de violencia machista para que recoja todas las formas de violencia contra las mujeres, que actualmente se encuentra limitada a la violencia ejercida por parejas y exparejas. También garantizar una alternativa habitacional inmediata para las mujeres que sufren violencia machista, así como para los niños, niñas y adolescentes a su cargo. En cuanto a educación se refiere quieren proponer una asignatura de feminismo, así como instaurar la paridad en las Administraciones Públicas y en los organismos que se financien con dinero público.

Unidas Podemos quiere aprobar una ley para la protección de la libertad sexual, bajo la idea de pasar del “No es no” al “Solo sí es sí”. En materia laboral quieren acabar con la brecha salarial, ampliar los permisos de paternidad y maternidad y que sean iguales e intransferibles; y, por último, proteger a los niños, niñas y adolescentes frente a las agresiones sexuales, como el abuso a menores en el seno de la Iglesia, en la familia o en cualquier ámbito.

Además de crear una Vicepresidencia de Feminismos y Economía de los Cuidados para dirigir y coordinar estas reformas con el resto de las Administraciones y Agentes Sociales, al igual que reestablecer el Ministerio de Igualdad de Género.

Ciudadanos

La formación de Albert Rivera aboga por desarrollar el Pacto contra la Violencia de Género al que también se suman los partidos anteriormente mencionados, así como aprobar una Ley Orgánica de Igualdad de Trato y no Discriminación, con el objetivo de transponer adecuadamente la normativa de la Unión Europea y ofrecer protección a todas las víctimas de la discriminación.

Otra de sus medidas también pasa por poner fin de la brecha salarial entre hombres y mujeres para garantizar la igualdad efectiva. En cuanto a divorcios y separaciones, proponen la custodia compartida como la principal opción.

En el programa de la formación naranja no hay novedades con respecto a la posición que ya ha mostrado el partido en materia de feminismo y violencia de género, aunque destaca que no hay mención expresa al derecho al aborto ni a la regulación de la prostitución, algo que han mencionado en alguna ocasión. En contraposición, proponen la Ley de Gestación Subrogada, sobre la que distintos miembros de su partido ya han asegurado que se trata de un acto “altruista y garantista“, lo que refuerza la arraigada definición de las mujeres, propia de muchas creencias religiosas, en las que se las considera como “seres para otros“. Por tanto, el supuesto altruismo y generosidad esconde la compra de bebés y el tráfico de úteros.

Activistas contra la gestación subrogada | Imagen: FEMEN

Vox

El partido de extrema derecha propone la derogación de la Ley de Violencia de Género, ya que opinan que se discrimina a un sexo en favor del otro. En su lugar, proponen una ley de violencia intrafamiliar en la que se proteja por igual a ancianos, hombres, mujeres y niños. En los últimos diez años, el 90% de los casos de violencia de género que se produjeron en el seno de la pareja fue del hombre hacia la mujer, y tan solo en un 10% de los casos los hombres fueron las víctimas. Un dato de 502 mujeres asesinadas, frente a 67 hombres, aunque muchos de ellos fueron a manos de otros hombres.

Vox también propone la persecución efectiva de las denuncias falsas, que en los últimos 10 años no llegan ni al 1% del total de denuncias por violencia de género. Aun así, la formación de Abascal mantiene que se trata de violencia doméstica.

Por otro lado, pretenden suprimir los organismos feministas radicales subvencionados, al igual que crear un Ministerio de Familia donde se promueve la protección de la “familia natural“. Por otro lado, también defienden la vida, por lo que se muestran totalmente en contra al derecho al aborto y a la libre decisión de las mujeres sobre su cuerpo, ejerciendo una vez más un control sexual sobre las mujeres. Entre otras de sus medidas destaca la prohibición de los vientes de alquiler y defiende la custodia compartida como regla general, además de proteger el derecho de los menores a relacionarse con sus progenitores y abuelos.

Imagen principal: EFE