En WHY NOT hablamos con Manuela Vellés, que lanzó a finales de 2018 su primer disco, ‘Subo bajo’. El próximo 8 de febrero estará actuando en la Joy Eslava de Madrid y el 19 de febrero en Luz de Gas, en Barcelona.

Manuela Vellés siempre ha sido una apasionada de la música y sorprendió cantando en series como ‘Velvet’ y en películas como ‘Camnino’, ‘Buscando a Eimish’ o ‘La Novia’. La cantautora de músca pop/folk con ambientes electrónicos y étnicos se atrevió a sacar su lado más personal en octubre de 2018 con la publicación de su primer disco, Subo bajo.

El álbum ha sido producido en Barcelona junto con Mario Patiño y Edgar Beltri, y entre las canciones destaca la colaboración con Adrià de La Pegatina, en ‘Bailemos’. Manuela estará actuando el próximo 8 de febrero en la Joy Esvala de Madrid, uno de sus mayores retos musicales hasta el momento, y el 19 de febrero en la Luz de Gas de Barcelona.

WHY NOT: Hace unos meses que lanzaste tu primer disco, ¿cómo está siendo la acogida y la respuesta del público?

Manuela Vellés: Muy buena. Para mí fue importantísimo que por fin pudiera escucharlo la gente. Llevaba muchos meses de trabajo y el momento de liberación y de que ahora ya está ahí para los demás, ya no se puede cambiar nada, ya no tengo que darle más vueltas. Y muy orgullosa, muy contenta con los comentarios, con las críticas, con los conciertos que he ido dando que al final es cuando ves a la gente y te pueden hablar directamente. Comentarios muy bonitos acerca de las canciones, de lo que les transmiten las letras. La gente a la que le llega el disco es como gente sensible y alegre.

WN: ¿Cómo es ese momento en el que decides dar el paso y lanzarte a grabar el disco?

MV: Es algo progresivo. Yo tocar y cantar es algo que llevo haciendo desde siempre, me ha gustado, pero lo hacía de forma más privada, más íntima, con amigos y familia. Me animaron a hacer un concierto, fui invitando a más gente y pude probar mi música con más público. Fue así, haciendo conciertos y cuando la gente me decía: “¿Y ahora dónde podemos escuchar las canciones?”Ahí pensé: “Bueno, tendré que grabarlas”.

Y fue en ese momento, busqué un hueco en mi trabajo como actriz y tuve unos meses que pude dedicarlos enteros a la música y me lancé. Me lancé sin expectativas, era un sueño por cumplir, era un regalo que yo misma me hacía, que había comprobado que las canciones podían hacer sentir a otros. La verdad que la mayoría de las canciones que he escrito no estaban pensadas ni siquiera para compartir, así que para mí ha sido muy especial. El cambio más gordo es ese, que las canciones hechas en momentos de reflexión y en momentos míos puedan formar parte de otras vidas y otras personas las puedan hacer suyas en su vida.

WN: El disco tiene por título ‘Subo bajo’, ¿estás ahora mismo en un momento de ‘Subo bajo’?

MV: Curiosamente al final el ‘Subo bajo’, que son un poco para mí los dos extremos, son los que te dan el balance y los que te dan el equilibrio. Hablo del ‘Subo bajo’ todo el rato, del balance, hay otra canción que se llama ‘Balanceo’ también. Es un poco mi temática, porque mi vida siempre ha sido así y yo soy bastante extrema en el sentido de que me gusta sentir las cosas mucho, me gustan las emociones.

Y luego mi profesión también es bastante de altibajos, y mi día a día, yo no tengo rutina ninguna. Pero quizá mi momento vital de ahora sí que es un poco más equilibrado, quizá el hecho de haber escrito todas estas canciones y de haberlas soltado y madurado me hayan hecho conseguir ese equilibrio. Pero seguramente sea episódico y luego haya otra cosa.

WN: A la hora de empezar este nuevo proyecto, ¿crees que beneficia o perjudica ser una actriz reconocida?

MV: Al principio me daba cierto miedo. De hecho, también he tardado en ponerme a esto porque quería labrarme más mi carrera como actriz, que es muy difícil y hay que dedicarle mucho tiempo y mucho esfuerzo. Entonces yo no sentía que fuera a ser posible tener dos carreras, porque ahora me doy cuenta de que esto es otra cosa, tiene cosas parecidas, pero son cosas muy distintas.

El hecho de ser actriz me ha dado ciertas pautas y experiencia para estar en el escenario, para interpretar mis canciones y llegar al público. Todo ese bagaje que tengo como actriz lo aporto a lo que hago como cantante, pero es muy diferente. Al final también me siento más vulnerable porque las letras son mías y es el proyecto más personal que he tenido. Cuando haces un proyecto de actriz al final te escudas en que lo ha escrito o lo ha pensado otro; como cantante es un proyecto en el que lo he puesto yo todo, es lo más mío y lo más cercano.

Portada del disco ‘Subo, bajo’ | Imagen: Manuela Vellés

WN: ¿Sientes la música como una vía de escape o una forma para que la gente te conozca mejor?

MV: Es probable que la gente me conozca mejor, pero yo no lo hago para eso. Para mí sí que es una forma de expresión distinta a la que me ha permitido mi trabajo y en la que sí que me siento muy libre y sí que me siento muy yo. Esto nunca fue creado para compartirlo en un primer momento, nunca he pensado en el más allá. Ahora sí que me encanta que la gente lo escuche y compartirlo, entonces no lo he hecho con ningún objetivo. Lo he hecho porque me ha nacido, porque para mí era una necesidad y algo que sentía y que tenía que hacer, y lo he hecho.

WN: ¿En qué te inspiras a la hora de componer?

MV: Me inspiro en la vida. Yo soy bastante curiosa, me gusta mucho observar y sentir mucho las cosas. Me gusta escribir y cuando me he sentado a escribir canciones casi siempre también ha sido movida por algún sentimiento, por algún momento de mi vida en el que yo he sentido como una necesidad, y casi las escribo del tirón. En ese momento estoy muy conectada y quiero transmitir algún sentimiento.

A veces también de observar en otros, tampoco son todo mis vivencias. También he escrito para películas, para personajes, he escrito pensando en sentimientos que he visto a mi alrededor. Me inspira todo. Me inspira la vida en general.

WN: ¿Te ha resultado difícil compaginar tu trabajo como actriz con la grabación del disco o en algún momento has tenido que renunciar a algún trabajo como actriz por la música?

MV: En realidad lo he encajado bastante bien. Ahora me encuentro en un momento de promoción y de conciertos, estoy además grabando una serie para Netflix y sí que es verdad que me trae un poco la agenda loca entre la música y mi agenda de actriz, pero es posible. Desde un primer momento mi manager me dijo que claro que iba a ser posible, esto es como si estás haciendo teatro a la vez que tele.

Lo que he llenado es más mi tiempo, ahora no me queda ni un ratito para aburrirme. Y me gusta, porque lo que he hecho ha sido sumar más ilusión a mi vida, más cosas que me gustan, porque esto es mi ocio y lo he convertido otra vez en mi profesión. Estoy muy contenta y aprovechando los momentos de trabajo, porque tampoco sabes cuando después del subo viene el bajo.

WN: Dices que sacar este disco ha sido un sueño cumplido, ¿qué más sueños te quedan por cumplir?

MV: Muchísimos. Yo soy muy consciente de que las cosas son pasito a paso y en eso yo tengo mucha paciencia. He aprendido a tener paciencia, soy muy de pequeñas metas y de pequeños objetivos. No tengo prisa en que me sucedan cosas, con la música todo irá sumando, el concierto que tengo el 8 de febrero en la Joy Eslava para mí es importantísimo. Yo empecé tocando para pocas personas, voy subiendo para mí en retos, en cosas que van creciendo, pero de una manera natural. Me abruma pensar en cosas grandes porque creo que cada uno está preparado según va adquiriendo la experiencia, y quiero ir con calma, no tengo ninguna prisa.

WN: Hablando del concierto del 8 de febrero en la Joy Eslava, ¿cómo va a ser? ¿Qué esperas de él?

MV: Para mí es mi máximo reto hasta hoy de conciertos porque es el más grande. Iré con la banda con la que toqué en la Galileo y algún músico más. Sonará como suena el disco, estoy muy contenta porque hago muchos conciertos en formato acústico a los que voy sola, para poca gente, pero tengo comprobado que cuando voy con banda y es una sala como la Joy que también es discoteca y la gente está de pie, se anima mucho e interactúan.

Ojalá se sepan las canciones. En otro concierto grande que tuve en Madrid en la Galileo estaba justo saliendo el disco, ahora han pasado un par de meses, entonces he podido dar un poco de tiempo para que se aprendan las canciones, así que ojalá las canten. Muchos nervios y muchas ganas. Los nervios que tengo antes son siempre las ganas que tengo.

Cartel del concierto

WN: Mucho antes de sacar el disco te hemos escuchado cantar en películas y series, ¿has sido tú la que lo ha propuesto, ha sido casualidad o han sido los guionistas que sabían que cantabas?

MV: La primera vez que canté fue casualidad porque sí que estaba en el guion. Fue en la película de Javier Fesser, ‘Camino’, que en el casting me hicieron una prueba para que cantara. Es lo que pasa, cuando te ven hacer algo se les ocurre más veces, entonces en más ocasiones han escrito cosas para que cantara, y en otras ocasiones lo he propuesto yo. Es algo que si he podido sumar a mis trabajos, para mí era una alegría.

Ir a un estudio y grabar una canción me divierte mucho, sí que ya tenía un poco de experiencia en el estudio y luego he seguido formándome con canto. También he escrito canciones para películas, alguna por encargo y otra porque he querido, y todo eso me encanta, poder formar parte de la banda sonora de una película.

WN: En cuanto a tus proyectos más inmediatos, seguirás con la promoción del disco y conciertos, ¿no?

MV: Sí. Estoy con este concierto de la Joy Eslava, luego el 19 de febrero tengo en Luz de Gas en Barcelona, en marzo tengo dos bolos por Huesca y voy a ir haciendo pequeños conciertos en ciudades que me permita la serie que estoy grabando ahora mismo, que se llama ‘Alta Mar’, para Netflix. Y preparando quizá el siguiente.