Rubén Mariscal fue uno de los participantes del proyecto Abriendo Ventanas de Andrés Suárez y abrió uno de los conciertos del cantautor en la sala But de Madrid. Este 2019 se propone grabar su primer disco con banda y seguir teniendo cosas que decir.

Rubén Mariscal comenzó a tocar la guitarra a los 11 años y a componer a los 14, recuerda estar rodeado de gente que cantaba y ahí es donde empezó su pasión por la música. Sin embargo, él no se considera músico ya que opina que sería demasiado presuntuoso para alguien que no tiene estudios de música. “Nunca he pretendido vivir de la música, solo con ella. Viene de una necesidad de expresarse, y creo que es como mejor lo hago“, explica Rubén.

Además, confiesa que vive el presente, ya que el futuro es demasiado incierto y más en la música: “Tengo mi profesión y mi trabajo… y a día de hoy estoy lejos de plantearme dejarlo. Cada músico con el que me cruzo te hace pensar, recapacitar, buscar. Es un cambio y un replanteamiento constante de hacia dónde quieres ir. Un viaje incierto y mágico”.

No obstante, a finales de diciembre tuvo una gran oportunidad gracias el proyecto Abriendo Ventanas que puso en marcha Andrés Suárez en el que seis músicos abrieron sus tres conciertos en la Sala But de Madrid. Rubén vio que hicieron diferentes concursos para abrir los conciertos de Andrés y pensó que sería una buena forma para que le escuchara gente diferente y nueva, por lo que se presentó al de Libertad 8. “La verdad es que no tenía ninguna pretensión más allá de esto. Solo fui a divertirme, y dos días después me encontré con la sorpresa de haber sido elegido. Estuve varios días pensando que era una broma. Pero no. Ha pasado”, cuenta.

Rubén abrió el primer concierto de Andrés junto con Gema Hernández y explica que no hizo ninguna preparación especial en cuanto a las canciones, aunque tenía claro que quería tocar con Manu Clavijo, el violinista que suele acompañarle en sus conciertos. “Creo que hacía falta más una preparación mental para mantener cierta calma que una preparación especial de los temas. Pero al final da igual, te plantas en ese escenario por primera vez en tu vida y toda preparación se te olvida de repente, así que tiras de instinto”, recuerda.

Los momentos previos al concierto los recuerda muy rápidos. Andrés calentaba la voz mientras él esperaba, Víctor Manuel pasó por allí, ya que actuó esa noche junto al gallego. También destaca que tanto Andrés como Marino Saiz les hablaban con mucha naturalidad, como si fueran parte de aquello desde siempre. “Nos pidieron que simplemente lo disfrutáramos. Y así lo hicimos”, asegura.

Rubén Mariscal en la Sala But | Imagen: @rubenmariscalcantautor

El momento de salir al escenario considera que fue “brutal”, por poder tocar delante de tanta gente y por la oportunidad que le ofreció Andrés para presentar su música delante de su público. “Es una experiencia de contrastes. Cuando subes ahí y ves que una gran parte de la gente habla y no está ‘pendiente’ de ti, te das cuenta de que ellos vienen a ver a Andrés. Así que coges tu guitarra, miras a los que sí están escuchándote y disfrutas del momento, que es precioso una vez superas ese ‘golpe’ de realidad“, ha explicado. Sin embargo, opina que es muy diferente ese momento a cuando interpretó una canción junto con Andrés en mitad del concierto.

Por otro lado, más que una responsabilidad, Rubén considera que abrir el concierto del cantautor fue un privilegio, ya que no tiene nada que demostrar y tiene todo por disfrutar. También cree que puede ser un altavoz en su carrera: “Yo estoy en ese momento del que habla Andrés en sus conciertos, cuando van 15 personas a verte al Libertad, y lo disfruto muchísimo. Acabo los conciertos sentado al borde del escenario contando sin micro entre amigos. Solo espero seguir disfrutando así”.

Rubén Mariscal en Puerto Real (Cádiz) | Imagen: @rubenmariscalcantautor

En cuanto a sus proyectos para este año que acaba de comenzar, el primero de ellos es seguir teniendo cosas que decir, y el segundo es grabar su primer disco con banda, un proyecto que intentará hacer realidad junto con Manu Clavijo a mitad de año para publicarlo a finales de 2019. “Es un sueño y un reto, porque siempre he tocado solo y como máximo con Manu”, terminó diciendo.

El próximo 22 de enero estará actuando en Libertad 8 a partir de las 21:00 horas.

 

Imagen principal: Lara Loggia Photographie